Páginas

viernes, 1 de marzo de 2019

Cuando se tiene mucho talento y tiempo libre







La increíble belleza de la raza humana







Humor Gay







"It 2" incluye la escena mas sangrienta jamás vista en el cine

It se convirtió en una de las mayores sorpresas de los últimos años del cine de terror y misterio tras su estreno de 2017, por lo que era de esperarse que contara con una secuela. Jessica Chastain, una de las protagonistas de It: Chapter Two, ha dado un adelanto de lo que podemos esperar de la película: mucha sangre. 


Chastain anunció lo que según la actriz podría ser un spoiler durante una entrevista en el show de Jimmy Fallon, y tiene que ver con un hito bastante curioso y grotesco de It: Chapter Two.

“Voy a decir algo que creo me meterá en problemas, pero de todos modos voy a hacerlo. Creo que podría ser un spoiler, pero hay una escena que cuando la grabamos alguien en el set dijo que incluye la mayor cantidad de sangre jamás usada para una sola escena en una película de terror. Al día siguiente todavía me estaba sacando la sangre falsa de los ojos”.

La historia de la primera It contó cómo un grupo de niños se enfrentaba a ser maligno y endemoniado con aspecto de payaso, además de a sus propios horrores en casa y en sus vidas personales. Al final de la película nos adelantan que estarán listos para su próximo enfrentamiento, dado que el payaso Pennywise regresa cada 27 años, por lo que en la secuela veremos al mismo grupo de niños, “el club de los perdedores”, ya como adultos.

Es un poco difícil imaginar que una escena pueda incluir más sangre que algunos clásicos del terror, como la mítica escena del elevador en The Shining, pero si esto es un adelanto de lo que podemos esperar en It 2, promete ser igual o mejor que la primera, que, según sus productores, incluso tuvo que eliminar escenas por ser demasiado siniestra.




Así puedes usar el emoji secreto que Whatsapp tiene en Android

Cada año, el Consorcio Unicode arranca aceptando propuestas de emojis nuevos para incluir en la siguiente versión de Unicode. A medida que avanza el año van definiéndose los nuevos emojis según las propuestas que se aceptan y las que se descartan. Y finalmente se hace pública la versión nueva de Unicode con los emojis oficiales. En este ‘listado’ se basan los emojis de Android, de iOS, de Windows y de las diferentes aplicaciones, incluyendo a WhatsApp. Pero ahora tenemos un emoji exclusivo en WhatsApp para Android.


Si tienes un teléfono inteligente Android, en la última versión beta de WhatsApp se ha encontrado un nuevo emoji exclusivo. Sí, es cierto que recientemente WhatsApp cambió sus 357 emojis en Android, pero este ‘emoticono’ exclusivo no tiene nada que ver con aquella actualización del teclado. Para poder hacer uso de él vamos a tener que contar con WhatsApp 2.19.56 o cualquier versión posterior y, como decíamos, no nos sirve un iPhone sino que tiene que ser en Android. Además, la otra persona –en la conversación- necesita tener también WhatsApp beta para poder visualizar el emoji de forma correcta.

Cómo enviar y recibir el nuevo emoji secreto que ha aparecido en exclusiva en WhatsApp para Android, y en su versión beta

Si ya tienes instalada la versión beta más reciente de WhatsApp en tu teléfono inteligente, ahora lo único que tienes que hacer abrir cualquier conversación en la aplicación de mensajería y pegar lo siguiente: 
🏳️‍⚧ 

Si lo has hecho todo de forma correcta verás que aparece una bandera transgénero. Ese es el nuevo emoji que está oculto, que WhatsApp ha incluido en secreto y que por el momento es exclusivo de la versión beta para teléfonos inteligentes Android. Si lo buscas en el teclado, sencillamente no lo vas a encontrar porque no está registrado.

No se han encontrado más. Pero habiendo visto que WhatsApp tiene un emoji oculto en la versión beta, se sospecha que no es el único. Por el momento, este emoji oculto es el único que se ha localizado y, en tanto que no está disponible en el teclado de la aplicación de forma directa, copiar y pegar es la única forma que tenemos de poder utilizarlo. Pero recuerda que, a quien se lo envíes, solo lo podrá ver si tiene también la versión beta de la aplicación.

WiFi 6: ¿qué es y por qué debería interesarte?

Samsung presentó hace unos días los nuevos Galaxy S10. Ya os hemos explicado a fondo cómo son los nuevos « smartphones» de la compañía pero quizás hay un detalle de ellos que hemos pasado por alto: incluyen la nueva versión de wifi 6. «¿Desde cuando las redes wifi van numeradas?», te preguntarás. «¿Qué aporta la nueva red?». Vamos a ir despejando las claves.

Lo primero que has de saber es que el S10 es el primer dispositivo del mundo en incluir esta nueva versión, que permitirá poner fin a algunas de los problemas de los que se quejan los usuarios en cuanto a conexiones wifi en el móvil, como la baja velocidad en algunas ocasiones, el gasto de batería que origina en el terminal o las dudas en cuanto a la seguridad de los puntos de acceso wifi.

« Wifi Alliance» es la entidad encargada de definir dicha tecnología, impulsando su desarrollo bajo los estándares establecidos en todo el mundo. Y ha decidido que el wifi 6 sea el siguiente paso, así como el 5G lo es del 4G. Tal y como informa la entidad, hablamos de la próxima generación de la conectividad, que proporcionará la capacidad, cobertura y rendimiento requeridos por los usuarios, incluso en entornos con muchos dispositivos conectados, donde muchas veces el wifi falla.

Varias son las ventajas que ofrecerá el wifi 6:

  • - Permitirá al usuario personalizar el uso de la Red y datos para que, de una forma inteligente, el dispositivo detecte cual es la mejor conexión y pueda seguir navegando de forma rápida y estable.
  • - Otorgará un menor consumo de batería en los dispositivos, lo que la convierte en una opción sólida para cualquier entorno, incluidos los usos de hogares inteligentes y de Internet de las Cosas (IoT).
  • - Ofrece tasas de datos más altas, mayor capacidad, mejor rendimiento en entornos con muchos dispositivos conectados y eficiencia de potencia mejorada.
  • - Avisará al usuario sobre la seguridad de los puntos de acceso wifi para evitar que los ciberdelincuentes no deseados accedan a sus datos.
Hablamos, por tanto, de un wifi más «inteligente». Y es que el mundo avanza hacia tal cantidad de dispositivos conectados que es ya imposible que los actuales sistemas los sigan manteniendo. Para 2025, pasaremos de 20.000 millones de objetos conectados a 75.000 millones.

Nombres fáciles y sencillos
«Wifi Alliance», además, ha tenido en cuenta una nueva nomenclatura para la Red con el objetivo de ayudar a los usuarios a identificar los dispositivos que brindan la última experiencia de wifi. Por esta razón, ha decidido introducir nombres generacionales simplificados que pueden aparecer en los nombres de dispositivos y descripciones de productos.

Hasta ahora, todos los wifi iban identificados con una serie de números y letras imposibles de identificar para la gran parte de los usuarios. Por ejemplo, la nomenclatura del wifi 6 se corresponde con la tecnología 802.11ax. El usuario que vea dicha combinación en un router, por ejemplo, es muy probable que no sepa qué es. Por todo ello, los estándares wifi se van a renombrar por parte de los fabricantes, pero también los antiguos dispositivos, de tal manera que el estándar 802.11n, que data del año 2009, se va a llamar ahora wifi 4; el 802.11ac, de 2014, wifi 5. Y así sucesivamente.

«Cada generación de wifi ofrece nuevas funciones: velocidades más rápidas, mayor rendimiento y mejores experiencias. La adopción de la nueva terminología por parte de la industria ayudará a los usuarios a comprender mejor la experiencia que pueden esperar», asegura la entidad.


20 años del wifiEl wifi, durante dos décadas, ha permitido que usuarios de todo el mundo se hayan podido conectar, incluso en áreas subdesarrolladas. Ha permitido también entornos de trabajo más productivos y flexibles, y ha abierto mercados completamente nuevos. El objetivo, según «Wifi Alliance», es que durante 2019, año en el que dicha tecnología cumple 20 años, el wifi 6 empiece a dar sus primeros pasos. Y así está siendo. La muestra no solo está en los nuevos Samsung Galaxy s10, sino también en Telefónica, que he presentado en el Mobile World Congress de Barcelona un nuevo router que será el primero en integrar el wifi 6. Qualcomm ha anunciado que su próximo chip, el Snapdragon 855, tiene soporte para wifi 6. Huawei ha presentado también en la Ciudad Condal el informe técnico «Desatando la potencia del wifi: pronóstico del wifi 6 de calidad empresarial para el año 2019-2023», donde asegura que para el año 2023, dicha Red se habrá implementado en el 90% de las empresas.

El wifi 6 es, por tanto, el futuro, la evolución lógica y natural de la Red actual, como lo es el 5G. Los usuarios no tendrán nada que hacer, simplemente, a medida que las nuevas tecnologías se vayan desarrollando, los nuevos «smartphones» y demás dispositivos que compremos, tendrán soporte para el wifi 6.




La forma de contar cuentos para que tus hijos sean más listos

Seguro que de pequeño te contaron alguna historia o cuento que todavía guardas en tu memoria. ‘Pedro y el lobo’, ‘Los tres cerditos’ o ‘Caperucita Roja’ son algunos ejemplos de pequeñas historias cargadas de significado, que todos hemos escuchado durante nuestra infancia. El llamado Storytelling, o en castellano narración de historias, nunca pasa de moda y es que se trata de una poderosa arma educativa para el desarrollo de las competencias intelectuales y emocionales de los más pequeños. De hecho, este ha sido uno de los temas más destacados durante el I Symposium Internacional de Innovación Educativa celebrado por la Fundación CINNED.

«Desde un punto de vista emocional, las historias o cuentos nos permiten inculcar en los niños valores y principios con el apoyo de ejemplos claros, les ayuda a entender mejor el comportamiento, les ofrece herramientas para la resolución de conflictos y favorece un mayor nivel de consciencia y autoconocimiento», señala Ana Herrero, psicóloga y coordinadora del departamento de Orientación del grupo Brains International Schools. «Además, la técnica del storytelling no solo contempla la narración de historia a los más pequeños, sino que podemos trabajar con ellos en la creación sus propias historias», añade la psicóloga infantil.

5 beneficios de leer y crear cuentos con ellos

Mejora de la comprensión:
ya sea a través de la lectura o mediante la escucha de cuentos, uno de los aspectos más importantes a trabajar con los niños es su capacidad de percibir las cosas y hacerse una idea clara sobre ellas. Tras la lectura del cuento es recomendable formularles preguntas para comprobar si han entendido la historia.
Mejora de la capacidad de análisis: si la comprensión nos permite hacernos una idea de lo que está sucediendo, la capacidad de análisis nos permite dar respuesta al porqué de las acciones. De la misma manera que en el anterior apartado, siempre podemos analizar el cuento con los niños.
Mejora de la capacidad de síntesis: esta es una de las habilidades más importantes en el éxito académico y laboral de los estudiantes. Las historias permiten empezar a desechar y seleccionar los acontecimientos realmente importantes que han tenido lugar en el cuento.
Incremento de la creatividad: escuchar historias nos obliga a utilizar nuestra imaginación para dibujar imágenes mentales de personajes, entornos y sucesos. ¿Y por qué no atreverse a crear nuestros propios cuentos? De esta forma, serán los niños quienes con su imaginación creen sus propios relatos desde cero.
Mejora sus competencias lingüísticas: la narración de los cuentos les permite conocer nuevas palabras y ampliar su vocabulario. Crear historias les permite utilizar estructuras gramaticales en un contexto determinado. Además, la mejora de las competencias lingüísticas no tiene por qué referirse al idioma materno, también puede hacerlo respecto a un segundo idioma como puede ser el inglés.

«A todos nos gusta que nos cuenten historias, incluso a los más mayores. De todo relato real, verosímil o fantástico se puede obtener una moraleja o aprendizaje que podemos utilizar a lo largo de nuestra vida. Los cuentos nos han acompañado a través de la historia oral por su gran valor pedagógico», concluye Ana Herrero.




La insospechada relación entre los ratones que cantan y la voz humana

La conversación es un arte, dicen. Pero no somos los únicos que la practicamos. Otras especies también lo hacen. Los machos del ratón cantor de Alston (Scotinomys teguina) de los Bosques Nubosos de Costa Rica cantan melodías con casi un centenar de notas audibles para atraer a las hembras. Se desafían entre sí entonando sus canciones exclusivas y agudas por turnos, alternando como cuando los seres humanos mantienen una diálogo. En contraste, los ratones de laboratorio producen unos chirridos ultrasónicos sin cambios evidentes. Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York han descubierto que tanto estos ratones cantores como las personas poseen un circuito cerebral determinado que les permite interactuar vocalmente con gran habilidad. El hallazgo, dicen sus autores, puede ayudar a diseñar nuevos tratamientos para pacientes de autismo o eventos traumáticos, como un derrame cerebral.

Para lograr una conversación con éxito con otro humano, por ejemplo, debemos escuchar sus palabras, interpretar el significado y, a continuación, responder adecuadamente con nuestra propia declaración. Es un proceso que requiere una coordinación casi instantánea entre las señales sensoriales y la respuesta muscular, aunque se conoce poco acerca de los mecanismos que permiten las interacciones sociales basadas en el habla o en intercambios de sonidos. «Nuestro trabajo demuestra directamente que se necesita una región del cerebro llamada corteza motora» para mantener una conversación, dice el autor principal del trabajo, Michael Long.

El estudio, al que la revista «Science» ha dedicado su portada, encontró que, junto con las áreas cerebrales que les dicen a los músculos que creen notas, los circuitos separados en la corteza motora permiten los inicios y paradas rápidos que forman una conversación entre compañeros vocales.

«Al segregar la producción de sonido y los circuitos de control, la evolución ha equipado a los cerebros de los ratones cantores con el control vocal estricto que también se observa en los intercambios de grillos, los duetos de aves y, posiblemente, la discusión humana», agrega el coautor del estudio, Arkarup Banerjee.

A pesar de la ubicuidad de los intercambios vocales en el mundo natural, dice el investigador, no hay modelos de mamíferos adecuados en neurociencia para su estudio. Antes del nuevo informe, el modelo principal para estudiar este ida y vuelta era el tití, un primate cuyos giros conversacionales son considerablemente más lentos que el habla humana y es poco probable que se deban a la respuesta muscular rápida a las señales sensoriales (por ejemplo, circuitos corticales motores).

Canciones sociales distintas
El equipo de investigación descubrió que las canciones de S. teguina, una serie de notas que evolucionan de manera predecible a medida que avanza la canción, cambiaron en situaciones sociales para escuchar al otro y conversar, en un comportamiento por turnos muy parecido al humano. La estrecha conexión entre los patrones de las canciones y las lecturas tomadas por la electromiografía, que captura señales eléctricas a medida que el cerebro genera contracciones musculares, permitió al equipo determinar las relaciones entre los centros cerebrales y la respuesta muscular de las canciones, mientras que dos ratones coordinaban sus respuestas. De esta forma y por vez primera, los investigadores encontraron que la corteza motriz orofacial regulaba la sincronización de la canción.

Los investigadores creen que su modelo de ratón puede guiar la exploración relacionada de los circuitos del habla en el cerebro humano. Al comprender la actividad que ayuda a involucrar a dos cerebros en la conversación, pueden buscar los procesos que van mal cuando la enfermedad interfiere en la comunicación, lo que podría estimular el desarrollo de nuevos tratamientos para muchos trastornos.





Los "atracones de sueño" no reparan los daños de dormir poco

Cada vez hay más evidencias que muestran que la falta y los trastornos del sueño no tratados suponen un riesgo añadido para los problemas metabólicos, como la obesidad y la diabetes, pero también la enfermedad cardiovascular o el alzhéimer. Durante la semana muchas personas no duermen lo suficiente, pero esperan al ‘ansiado’ fin de semana para recuperar el sueño perdido pensando que así compensan el daño causado por haber descuidado su sueño. Pues, de acuerdo con estudio publicado en « Current Biology» dormir los fines de semana no basta para reducir esos riesgos. Además, el trabaj constata que de hecho, en algunas medidas de salud, tratar de ponerse al día durante unos días y luego volver a los malos hábitos de sueño, empeora las cosas.

Dormir lo suficiente es fundamental para nuestra salud. La mayoría lo sabe, pero pocos hoy en día cumplen lo de las ocho horas de sueño diarias. Los estimulantes como el café o las bebidas energéticas, las alarmas de los relojes y luces artificiales, incluida la de dispositivos electrónicos, interfieren en nuestro ritmo circadiano y nos impiden descansar correctamente.

«El mensaje clave de este estudio es que la recuperación del sueño durante el fin de semana no parece ser una estrategia efectiva para contrarrestar las interrupciones del metabolismo inducidas por la pérdida de sueño durante el resto de la semana» dice Kenneth Wright, de la Universidad de Colorado Boulder (EE.UU.), y coordinadora del estudio.

Muchas personas duermen más los fines de semana que durante la semana. Sin embargo, no se sabía cómo el hecho de volver a un horario de sueño insuficiente durante la semana laboral después de un fin de semana de sueño de recuperación influye en la salud metabólica de una persona.

Para descubrirlo, los investigadores dirigidos por Christopher Depner y Wright reclutaron a adultos jóvenes sanos. Cada participante fue asignado al azar a uno de tres grupos: El primero tenía mucho tiempo para dormir (9 horas) cada noche durante 9 noches; el segundo solo 5 horas para dormir cada noche durante ese mismo periodo y, por último, el tercero durmió 5 horas durante 5 días, seguido de un fin de semana en el que durmieron tanto como quisieron antes de regresar a otros 2 días de sueño restringido.

En los dos grupos con sueño restringido, el sueño insuficiente llevó a un aumento en los refrigerios después de la cena y al aumento de peso. Durante el sueño ‘reparador’ del fin de semana en el tercer grupo, los participantes del estudio durmieron una hora más en promedio de lo que normalmente lo harían. También consumieron menos calorías adicionales después de la cena que aquellos que no dormían lo suficiente.

Sin embargo, cuando volvieron a dormir lo suficiente después del fin de semana, su reloj corporal circadiano seguía desajustado y, además, comieron más después de la cena ya que su peso siguió aumentando.

Por otro lado, la restricción del sueño en el primer grupo de participantes se asoció con una reducción de la sensibilidad a la insulina de alrededor del 13% . Y, sorpredentemente, el grupo que tuvo la oportunidad de dormir más el fin de semana todavía mostró menos sensibilidad a la insulina. La sensibilidad a la insulina de todo su cuerpo, hígado y músculo disminuyó entre un 9 y un 27 por ciento después de que no volvieron a dormir lo suficiente, una vez que terminó el fin de semana.

«Nuestros hallazgos muestran que la sensibilidad a la insulina específica del músculo y el hígado era peor en los sujetos que tuvieron un sueño de recuperación durante el fin de semana», subraya Depner, constatando que esas anomalías metabólicas no se observaron en las personas que dormían menos todo el tiempo. «Este hallazgo muestra además que no es probable que la recuperación del sueño durante el fin de semana sea una contramedida efectiva para la pérdida de sueño con respecto a la salud metabólica cuando la pérdida de sueño es crónica».

Los nuevos hallazgos se suman a la evidencia de que la falta de sueño es un factor de riesgo para los trastornos metabólicos. También muestran que ponerse al día los fines de semana no es la solución para la pérdida crónica de sueño durante la semana.

Y concluyen: «este estudio demuestra la importancia de dormir lo suficiente en un horario regular. Cambiar los horarios de dormir con frecuencia es una forma de estrés asociado con anomalías metabólicas».

Estas son las horas que deberías dormir

Las necesidades de sueño varían según la edad. Por eso, la National Sleep Foundation realizó un estudio para determinar cuánto tiempo es saludable dormir en cada etapa de la vida. Los resultados se publicaron en la revista « Sleep Health».
  • -Recién nacidos (0-3 meses): Entre 14 y 17 horas. No menos de 11 y no más de 19.
  • -Bebés (4-11 meses): Entre 12 y 15 horas. No menos de 10 y no más de 18.
  • -Niños de 1 y 2 años: Entre 11 y 14 horas. No menos de 9 y no más de 16.
  • -Niños de entre 3 y 5 años: De 10 a 13 horas. No menos de 8 y no más de 14.
  • -Niños de entre 6 y 13 años: De 9 y 11 horas. No menos de 7 y no más de 12.
  • -Adolescentes de entre 14 y 17 años: Entre 8 y 10 horas. No menos de 7 y no más de 11.
  • -Jóvenes de entre 18 y 25 años: De 7 y 9 horas. No menos de 6 y no más de 11.
  • -Adultos de entre 26 y 64 años: Entre 7 y 9 horas. No menos de 6 y no más de 10.
  • -Más de 65 años: De 7 y 8 horas. No menos de 5 y no más de 9.



El teléfono cuya batería puede durar hasta 50 días

Está claro que una de las deficiencias de la telefonía actual se encuentra en la durabilidad de la batería, que en muchos casos no puede aguantar más de un día con los 4.000-3.000 mAh de capacidad que suelen equipar.


Por eso, Energizer ha lanzado Power Max P18K Pop, un teléfono con una batería de 18.000 mAh, es decir, cuatro veces la capacidad normal de cualquier teléfono. Puede mantenerse cargado hasta 50 días, aunque si está en reposo. Lo que permite, por ejemplo, estar viendo vídeos de YouTube durante cuatro días seguidos. Hasta cien horas de música ininterrumpida.

Tanta capacidad no llega «gratis, el grosor del Power Max es de nada menos que 18 milímetros, y tiene 450 gramos de peso, casi medio kilo. Tiene un grosor tan prominente que para emularlo hay que colocar hasta tres iPhones agolpados. Es decir, casi medio quilo en tu bolsillo; eso si cabe.

Una barbaridad, vaya. Es un «ladrillo» o un «zapatófono», es cierto, pero su gran virtud es su autonomía, muy por encima del resto de competidores. Por lo demás, se trata de un móvil de 6.2 pulgadas, cinco cámaras, tres traseras y dos delanteras, que están escondidas en el cuerpo. Y con resolución FullHD+ (2.280 x 1080 píxeles).


A nivel técnico, el terminal incorpora un microchip MediaTek P70 apoyado de 6 GB de memoria RAM, así como una triple cámara de 12, 5 y 2 megapíxeles. Suficientes para crear, incluso, efectos retrato. Para colmo, dispone de una cámara frontal retráctil que se despliega (u oculta) en su interior de doble lente (16+2 megapíxeles). Funciona con Android 9 Pie, la versión del sistema operativo más actual. Todo ello por un precio de 599 euros.





La extraña fecha que sería hoy si hubiese triunfado el calendario de la Revolución Fancesa

Si la Revolución francesa hubiera dejado huella también en el calendario, el año no comenzaría el 1 de enero, sino que este día sería uno más, el 12 del mes nivoso. El cambio de año ocurriría al comienzo del otoño, el primero de vendimiario, el 22 de septiembre del calendario gregoriano. El 25 de diciembre no se festejaría la Navidad, sino que sería un corriente 5 de nivoso, un día asociado al perro dentro de la lógica revolucionaria desacralizadora. Hoy, 1 de marzo, sería 11 del mes ventoso del año 226, día del narciso.

En el calendario republicano francés, empleado entre 1792 y 1805, los nombres de los doce meses del año son neologismos relacionados con fenómenos naturales y de la agricultura. El año comienza con el equinoccio de otoño, en el mes de vendimiario, que etimológicamente proviene de vendimia, propia de los meses de septiembre y octubre. Los otros meses del otoño se llaman brumario (de bruma, entre octubre y noviembre) y frimario (de escarcha, «frimas» en francés, entre noviembre y diciembre)

Los meses de invierno son nivoso (de nieve, entre diciembre y enero), pluvioso (de lluvia, entre enero y febrero) y ventoso (de viento, entre febrero y marzo). Los de primavera, germinal (de semilla, entre marzo y abril), floreal (de flor, entre abril y mayo) y pradial (de prados, entre mayo y junio). Y los de verano, mesidor (de cosecha, entre junio y julio), termidor (de calor, entre julio y agosto) y fructidor (de fruta, entre agosto y septiembre).

Todos los meses del año tienen 30 días en el calendario republicano francés, y están divididos en tres periodos de diez días, llamadas décadas, en sustitución de las cuatro semanas de siete días. Los nombres de los días no están asociadas a astros, que a su vez provienen de dioses romanos, sino simplemente a su orden: «primidi» (primer día), «duodi» (segundo día), «tridi» (tercer día)... hasta «décadi» (décimo día).


Desacralización y problemas
Los días dejaron de asociarse a santos, como ocurre con el santoral católico, dentro del ánimo desacralizador de la Revolución francesa. En su lugar se relacionaron con plantas, flores, minerales, animales (días terminados en 5) o herramientas (días terminados en 0). Olmo, violeta, mármol, ruiseñor o hilo son alguno de ellos. El 25 de julio, Santiago Apóstol, sería el 7 de termidor, día de la artemisa. El 8 de agosto, la Inmaculada Concepción, sería el 18 de frimario, día de la hiedra.

El calendario republicano francés estuvo vigente poco más de 13 años, entre 1792, el año 0, y 1805, cuando fue abolido por orden de Napoleón. Las razones eran varias. Unas, astronómicas: era un calendario descuadrado con el ciclo lunar (de 28 días, cuatro semanas), y no llegó a resolver el problema de los años bisiestos. Además, complicaba las relaciones internacionales puesto que el resto de Europa continuaba con el gregoriano. Muy identificado con el clima y la naturaleza francesa, era difícilmente exportable a otros países, e imposible a otras latitudes, especialmente el hemisferio sur.

La Iglesia católica se oponía al calendario republicano por abolir el domingo, el día consagrado al Señor. La semana de diez días tampoco era popular entre los trabajadores puesto que dejaba menos descanso ya que solo había una «fiesta decadaria», dedicada al Ser Supremo, cada década (diez días). Las fiestas de vendimiario estaban consagradas a la naturaleza, el amor fraternal, el otoño y la edad viril. Sin embargo, como se quejaba un diputado en la Convención Nacional Francesa, principal institución de la Primera República, «no hay hombre ni animal que pueda aguantar nueve días de trabajo consecutivo», según cita el físico e historiador Wenceslao Segura González en su obra « La reforma del calendario».

Los meses de 30 días hacían que faltaran cinco (o seis en años bisiestos) para completar los 365 (o 366) días que dura el ciclo solar. Es decir, el año concluía el 16 de septiembre (30 de fructidor) pero el nuevo no comenzaba hasta el 22 de septiembre (1 de vendimiario). Esos días recibían el nombre de «sansculottides», por los sans culottes, las clases bajas que auparon la Revolución. Consagraban la fiesta de la virtud, del talento, del trabajo, de la opinión, de las recompensas y de la Revolución. Sin embargo, solo el último era no laborable, puesto que era una época de intensa labor agrícola.

La reimplantación de la semana de siete días en 1805 fue uno de los cambios sobre la marcha que terminó de precipitar el abandono del calendario republicano francés, abolido finalmente por Napoleón. El calendario gregoriano regresó definitivamente a Francia el 1 de enero de 1806.



¿Que pasaría si le dieras marihuana a tu abuelo?

Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, aproximadamente el 80 por ciento de las personas de la tercera edad tienen al menos una condición de salud crónica.

La marihuana medicinal puede darles alivio ante síntomas como dolor, trastornos del sueño o ansiedad debido a enfermedades crónicas, como esclerosis lateral amiotrófica, enfermedad de Parkinson, neuropatías, daño de la médula espinal y esclerosis múltiple. Esa es la conclusión de un estudio que se ha presentado en la 71ª Reunión Anual de la Academia Americana de Neurología. El estudio no solo encontró que la marihuana medicinal puede ser segura y efectiva, sino también que un tercio de los participantes redujo el uso de opioides después de su administración.

Sin embargo, el estudio fue retrospectivo: se basó en los participantes que informaron si experimentaron alivio de los síntomas, por lo que es posible que el efecto placebo haya desempeñado un papel. Se necesitan estudios aleatorios adicionales controlados con placebo.

“Con la legalización en muchos estados – explica el líder del estudio del estudio Laszlo Mechtler –, la marihuana medicinal se ha convertido en una opción de tratamiento popular entre las personas con enfermedades crónicas y trastornos, sin embargo, existe una investigación limitada, especialmente en las personas mayores. Nuestros hallazgos son prometedores y pueden ayudar a impulsar una mayor investigación sobre la marihuana medicinal como una opción adicional para este grupo de personas que a menudo padecen enfermedades crónicas”.

El estudio involucró a 204 personas con una edad promedio de 81 años de edad. Los participantes tomaron varias proporciones de tetrahidrocannabinol (THC) a cannabidiol (CDB), los principales productos químicos activos en la marihuana medicinal, durante un promedio de cuatro meses y se sometieron a chequeos regulares. La marihuana medicinal se tomó por vía oral cápsulas o en un vaporizador electrónico.

Inicialmente, el 34% de los participantes mostraron efectos secundarios. Después de un ajuste en la dosis, solo el 21 por ciento señaló efectos secundarios. Entre ellos los más comunes fueron somnolencia en el 13 %, problemas de equilibrio en el 7% y trastornos gastrointestinales también en el 7%.

El equipo de Mechtler descubrió que el 69% experimentaron algún alivio de los síntomas. De ellos, el 49% experimentó alivio de los síntomas del sueño, el 18% alivio en las neuropatías y un 15% en la ansiedad. Al mismo tiempo se redujo un 32% el uso de analgésicos opioides.

“Nuestros hallazgos – concluye Mechtler – muestran que la marihuana medicinal es bien tolerada en personas mayores de 75 años y puede mejorar los síntomas como el dolor crónico y la ansiedad. Las investigaciones futuras deberían centrarse en síntomas como la somnolencia y los problemas de equilibrio, así como la eficacia y la dosificación óptima”.