Páginas

martes, 12 de marzo de 2019

¡Que miedo! (17 imágenes, 15 gifs)







Humor generacional







Chrome impedirá que descargues virus sin darte cuenta

Desde que sabemos que está en camino una versión de Edge basada en Chromium, la compañía de Mountain View ha acelerado el desarrollo de Chrome. Preparan un modo oscuro, un nuevo modo lectura, y otras muchas novedades como la opción de firmar PDFs desde el propio navegador web. Pero además de varias nuevas funciones y características, Google también está preparando mejoras ‘bajo el capó’. Una de ellas enfocada a la seguridad, para evitar que descarguemos virus por error en cualquier página web al utilizar Google Chrome.

Los desarrolladores de Google Chrome están preparando una nueva función que se encargará de evitar las descargas automáticas de archivos desde cualquier página web en caso de que el usuario no lleve a cabo ‘algún gesto’ con el cual demuestre su intención de descargar. Es decir, que esta nueva función está únicamente diseñada para evitar descargas automáticas que llevan a cabo algunos marcos de anuncios. En muchos casos, este tipo de sistemas se utilizan para la descarga de malware. Y según han explicado desde la compañía de Mountain View, bloquear estas descargas desde iframes hará que podamos navegar de forma más segura.

A partir de Google Chrome 74 será cuando se empiecen a introducir los primeros sistemas detección de descargas automáticas. Este último que se ha anunciado tiene que ver únicamente con los iframes publicitarios; sin embargo, desde la compañía de Mountain View ya habían anunciado anteriormente que las descargas automáticas se abordarán también de otras formas. Se está añadiendo un etiquetado específico de iframes, para identificar su funcionamiento de forma automática, y de este modo el navegador web Google Chrome podrá bloquear descargas automáticas –de diversos tipos- en caso de que el usuario no muestre intención de querer el archivo en cuestión.

Deslizamientos y clics, por ejemplo, sí que darán lugar a que Google Chrome habilite la descarga. En el caso de que no haya interacción por parte del usuario, y se bloquee una descarga automática, no ocurrirá como cuando se bloquean ventanas o pestañas emergentes. Es decir, que el usuario no verá ningún tipo de alerta o de aviso sobre el bloqueo que acaba de llevar a cabo el navegador web, sino que se hará de forma silenciosa. La única versión que no va a recibir esta nueva función es la de iPhone y iPad, porque no se basan en Chromium sino en WebKit.




Factores que reducen el volumen del cerebro según la ciencia

Científicos de la Universidad de Edimburgo en el Reino Unido descubrieron que el hábito de fumar, la hipertensión, la obesidad y la diabetes causan el envejecimiento prematuro de nuestro cerebro y la reducción de su volumen. 


De acuerdo con el estudio, publicado en la revista European Heart Journal, los 9.772 voluntarios de edades comprendidas entre los 44 y 79 años se sometieron a imágenes de resonancia magnética para encontrar vínculos entre la estructura de diferentes partes del cerebro con los siete factores que contribuyen al daño de los vasos sanguíneos y empeoran el suministro de sangre al sistema nervioso central. Entre los factores analizados los investigadores mencionaron el hábito de fumar, la presión arterial alta, la presión alta del pulso, la diabetes, los niveles altos de colesterol y la obesidad, según el índice de masa corporal (IMC) y la proporción entre cintura y cadera.

Los vínculos más fuertes fueron encontrados en áreas del cerebro que son responsables de nuestras habilidades de pensamiento más complejas y que se deterioran durante el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer y la demencia.

Resultó que, todos los factores, con la excepción del colesterol alto, especialmente el tabaquismo, la presión arterial y la diabetes, contribuyen a disminuir la cantidad de materia gris. Además, el volumen cerebral disminuyó y el estado de la materia blanca se deterioró. En su mayor medida, esta relación se manifestó en personas de mediana edad.

El estudio ha demostrado que con mayor riesgo de daño vascular, el volumen cerebral se redujo en un 3% en comparación con la norma, y ​​la materia blanca tenía 1,5 veces más daño.





Impresionantes fotos en colores, de la Segunda Guerra Mundial

Parte de la colección de fotografías de libro 'Guerra en el Aire: La Segunda Guerra Mundial en color', del Museo de la Guerra Imperial de Reino Unido, muestra imágenes sobre el papel clave que jugaron las batallas aéreas en el desarrollo del gran conflicto. El conjunto de instantáneas cobra vida a pleno color y ofrece vistas de los aviones de combate, pilotos, entrenamientos y celebraciones de escuadrones de los aliados.

El subteniente Harold Salisbury se prepara para una salida en un Supermarine Seafire Mk desde el escuadrón naval 736 de la Real Fuerza Aérea británica en Yeovilton, Reino Unido. Septiembre de 1943. 

Bombarderos Avro Lancaster del escuadrón 44 de la Real Fuerza Aérea británica, en septiembre de 1942.

Pilotos de la Real Fuerza Aérea británica en la Universidad Aeronáutica Embry-Riddle en Florida, Estados Unidos, en 1941.

El caza británico Kittyhawk IIIs del escuadrón 112 se prepara para despegar en una pista de aterrizaje en el desierto en Túnez. Abril de 1943. 

Cazas británicos monoplaza Hurricane Mk IID, apodados como 'Abrelatas voladoras', se preparan para despegar en Gabes, Túnez. Abril de 1943.

WTF! absuelven a dos violadores "porque la mujer no era nada femenina"

La controvertida sentencia fue firmada por tres magistradas italianas que adjuntaron una fotografía de la víctima para sostener que su versión no era creíble porque no era "para nada femenina".


Demasiado masculina y poco atractiva, en referencia a la víctima, fueron algunos de los argumentos utilizados por tres magistradas italianas para absolver del delito de violación a dos hombres que habían sido condenados en primera instancia a cinco y tres años de cárcel respectivamente, según recoge La Repubblica.

Estas tres jueces sostenían de esa forma que no era creíble que la joven hubiera sido violada, sino que era más probable que se hubiera inventado la agresión. En las motivaciones de este fallo, el Tribunal afirma que al acusado ni siquiera le gustaba la joven, lo cual en su opinión se vería confirmado por el hecho de que este había grabado el número de teléfono de la mujer con el nombre de 'Vikingo' en referencia a su aspecto masculino. Una percepción que "la fotografía en el archivo de prueba parece confirmar", añadieron las magistradas al adjuntar la imagen de la víctima.

Este insólito veredicto fue recurrido por el fiscal general, y el Tribunal Supremo italiano ha ordenado que el proceso de apelación vuelva a desarrollarse. Mientras tanto, el fallo ha causado polémica en la sociedad italiana.

¿Cómo se llegó hasta aquí?
Los hechos se remontan a marzo de 2015, cuando una joven de 22 años de origen peruano se presentó acompañada de su madre en un hospital donde afirmó haber sido violada unos días antes. Los médicos encontraron lesiones compatibles con una agresión sexual y una alta cantidad de benzodiazepinas −medicamento psicotrópico con efectos sedantes, hipnóticos, amnésicos y miorrelajantes− que la víctima no recordaba haber tomado.

La mujer, que asistía a la escuela nocturna, decidió tomarse unas cervezas una noche junto a un par de compañeros de clase. Lo que sucedió después fue para los dos hombres una relación sexual consentida, mientras que la joven afirma que fue violada por uno de los hombres mientras el otro vigilaba.

La Justicia italiana en primera instancia condenó a los dos varones y dictaminó cinco años de cárcel para el violador y tres para su cómplice.

Los condenados apelaron la sentencia, y el nuevo fallo en segunda instancia de noviembre de 2017, conocido ahora y firmado por las tres jueces, les absuelve argumentando, entre otras cuestiones, que la víctima no era atractiva y que tenía "una personalidad para nada femenina y más bien masculina".

La Corte de Casación ha anulado este último veredicto y ha ordenado que el caso vuelva a ser conocido por el Tribunal de Apelaciones.






¿A quién se le ocurre?: Selfie con un jaguar

El jaguar ha demostrado que la moda de los selfies no va con él y menos cuando la obsesión humana lleva a invadir su espacio.


 Es lo que ocurrió en la tarde del sábado en el zoológico Litchfield Park de Arizona, en Estados Unidos. Una joven de 30 años, de visita con su madre, quiso hacerse una foto con el animal y este atacó. Testigos del incidente aseguran que la víctima saltó la barrera de seguridad y se coló en el recinto del felino para conseguir un selfie con él. La imprudencia llevó a esta visitante al hospital con desgarros en el brazo, pero sin que se temiera en ningún momento por su vida.

No merece sacrificio
Aunque se ha abierto una investigación, los responsables del zoológico han anunciado que no será sacrificado ni se tomará ninguna represalia. "Podemos prometer que no le pasará nada a nuestro jaguar", han asegurado. "Es un animal salvaje y hay barreras adecuadas para mantener a nuestros visitantes a salvo. No es culpa del jaguar que alguien cruce las barreras”.

El jaguar, el felino más grande de América, está en peligro de extinción. Quedan unos 64.000 ejemplares. Su desaparición desencadenaría una serie de catástrofes naturales puesto que impulsaría el crecimiento incontrolado de la población de animales herbívoros que erosionarían las tierras. La erosión provocaría a su vez cambios climáticos y, como consecuencia, un aumento de huracanes, según una valoración de la directora de Panthera México, Diana Friedeberg.





Un hombre casi murió por un trozo de bastoncillo atascado en su oído

No es la primera vez que se advierte de la importancia de no usar bastoncillos para limpiarnos los oídos, a pesar de que por activa y por pasiva, los médicos han alertado de las graves consecuencias que pueden tener en nuestra salud. Muchas veces creemos que estamos eliminando el cerumen acumulado en el conducto auditivo, pero lo más probable es que estemos empujándolo hacia el interior, así que estaremos consiguiendo el efecto contrario que pretendemos. Y este último caso puede que os haga pensaros una vez más si hacerlo o no...

Un británico de 31 años llevaba 5 años sintiendo que perdía cada vez más capacidad auditiva y que la molestia que tenía en el oído iba a más. Pero en lugar de encontrarle una solución en el médico, dejo pasar el tiempo hasta el punto de que comenzó a tener convulsiones, vómitos y cayó redondo al suelo. Fue entonces cuando entró en el hospital y vieron la grave infección que tenía en su oído, la cual, tras un examen más exhaustivo, comprobaron que había sido provocada por la cabeza de un bastoncillo de algodón que se había quedado atascada en el interior. Esta se había podrido y estaba causándole una infección extremadamente grave con abscesos que ya no solo afectaban a su conducto auditivo, sino también a los huesos del cráneo. De hecho, los últimos días antes de desvanecerse, el hombre empezó a mostrar problemas para acordarse de cosas simples como nombres de la gente, lo que ya indicaba hasta qué punto estaba desarrollándose esta enfermedad.

El término clínico para referirnos a ella es otitis externa maligna, tal y como indica su nombre, es una infección necrosante del oído externo que se extiende al hueso temporal del cráneo y que está causada por la bacteria Pseudomonas aeruginosa. Si no se atrapa a tiempo, puede llegar a ser mortal y es muy habitual en varones ancianos con diabetes (aquí en España, sobre todo, por encima de los 74 años). De ahí, que en un primer momento chocase tanto que este paciente presentara estos síntomas, pero una vez encontrado el algodón del bastoncillo se descubrió el porqué. Eso sí, el joven desconoce desde cuándo puede estar allí, aunque se cree que pudo ser desde el momento en el que comenzó a perder audición.

¿Cómo fue tratado?
Por el miedo de que la infección se propagara por el cerebro y desencadenara en una meningitis (la inflamación de las membranas que rodean al cerebro), el joven fue tratado con antibióticos en vena para aliviar esta hinchazón del interior de su oído, el cual estaba lleno de abscesos. Gracias a una limpieza exhaustiva del conducto auditivo y tras una semana en observación, estos comenzaron a reducirse. Para asegurarse de que no volvían a aparecer, tuvo que medicarse durante dos meses más. Diez semanas después de su recuperación, los síntomas no volvieron a aparecer y comprobaron que la infección, finalmente, no llegó a causar daño neuronal.




El año en que desaparecerán los inviernos

El Instituto de Cambio Climático de la Universidad Nacional de Australia (ANU) ha creado una nueva herramienta climática a partir de diferentes bases de datos que muestran que, en 2050, los australianos ya no disfrutarán del invierno como lo conocen hoy y experimentarán una nueva temporada que los autores han bautizado "Nuevo verano".


Esta nueva estación representa un período del año en el que las temperaturas alcanzarán un pico constante de temperatura, en muchos casos por encima de los 40ºC, durante un período sostenido.

Gracias a esta herramienta, es posible ver, en miles de ubicaciones en Australia, cómo cambiará el clima a nivel local en 2050.

“Observamos las temperaturas promedio históricas de cada temporada y las comparamos con los datos proyectados y lo que encontramos en todas partes es que realmente no hay un período de invierno sostenido o duradero – explica Geoff Hinchliffe, líder del proyecto, en un comunicado –. Dentro de 30 años, el invierno, tal como lo conocemos, será inexistente. Dejará de estar en todas partes, excepto por unos pocos lugares en Tasmania”.

La herramienta muestra cuántos grados aumentará la temperatura promedio en cada ubicación y cuántos días más de 30 o 40 grados tendrá un lugar en 2050 en comparación con los actuales.

Los datos para su desarrollo se obtuvieron de la base de datos SILO, del modelo global CMIP3, de OzClim y de la Oficina Meteorológica del Reino Unido.

El equipo de Hinchliffe está investigando si estos datos se pueden aplicar a otras latitudes y de qué modo. Algo que podría tener un importante impacto si se hallan paralelismos.



La primera página web de la historia

Este es un cumpleaños agridulce para Tim Berners-Lee, que creó, justo hace 30 años, la World Wide Web, la primera red informática mundial. Lo celebra lanzando una campaña para salvarla de la difusión de fake news y la influencia de las redes sociales. ¿Qué ha ocurrido en estas tres décadas?

Este joven ingeniero de software, que entonces contaba con 33 años, trabajaba en el centro de cálculo CERN, una organización europea de investigación nuclear, cerca de Ginebra. En 1989 imaginó un sistema de gestión descentralizada de la información, “una gran base de datos de hipertexto con enlaces mecanografiados”.

Un voto de confianza
Su jefe, Bernd Pollerman, consideró la idea, a pesar de que le resultaba vaga, y le dio un tiempo para que desarrollara un diagrama de flujo en un modelo funcional, el lenguaje HTML, las direcciones de URL, la aplicación HTTP y WorldWideWeb.app, el primer navegador web y editor de páginas.

Berners-Lee presentó en diciembre de 1990 la primera página web del mundo. 


En ella el CERN recogía los primeros datos sobre la red, incluyendo una breve descripción de la misma y diversos hipervínculos para explicar en qué consistía el proyecto de Berners-Lee. Los responsables de esta organización celebran el hito rescatando el primer navegador web de la historia, que en realidad era una aplicación creada en 1990 para una máquina NeXT de la sede de esta institución científica. Los usuarios pueden revivir aquellos orígenes de una tecnología modesta pero revolucionaria y hacerse una idea de lo que era navegar hace tres décadas.

Una placa conmemorativa y un extracto del anuario del CERN recuerdan hoy en su antiguo despacho ese momento histórico. “Tim trabajaba muchísimo, la luz siempre estaba encendida en su despacho”, ha explicado a los medios de comunicación François Flückiger, sucesor de Berners-Lee en la dirección técnica de la web en el CERN cuando este se marchó al instituto MIT, en Estados Unidos, en 1994.

La idea de Berners-Lee era encontrar un sistema para que los miles de científicos repartidos por el mundo pudieran compartir a distancia sus investigaciones. “Desde el principio tuvo presente la dimensión planetaria y enseguida tuvimos la sensación de que se estaba escribiendo la historia”, recuerda Flückiger, quien reconoce que no todos los directivos compartieron entonces su entusiasmo.

En 1993, el CERN puso el programa de la web a disposición pública lo que permitió a todo el mundo usarlo libremente. Un año más tarde, Flückiger decidió sin embargo lanzar una nueva versión del programa, en ‘open source’. Así el CERN conservaba los derechos de autor, pero daba a cada uno el derecho de utilizarlo y modificarlo libremente y sin costes.

Flückiger, hoy retirado, considera que la web es una de las tres grandes invenciones del siglo XX que configuran la sociedad digital, junto a la tecnología IP y los algoritmos de búsqueda de Google. Al mismo se pregunta si, dado el acoso digital, las fake news, la histerización de las masas o la exhibición de la vida privada, no habremos creado un monstruo sin control que permite que las creencias se impongan al conocimiento.

En enero, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió en el Foro Económico Mundial de Davos una regulación de la web y lamentó que algunos países la utilicen para violar los derechos humanos. La campaña que ahora lanza Berners-Lee para salvar la web incluye la creación en 2019 de un contrato basado en un acceso para todo el mundo y respetando la vida privada. “La web ha sido corrompida por los estafadores y los trolls”, declaraba recientemente en un artículo en el New York Times. Hoy casi 2.000 millones de páginas web en línea se han vuelto indispensables para la humanidad en su búsqueda de información, comunicación, ejecución de tareas y formas de entretenimiento.




Internet cumple 30 años en el día de hoy

Tim Berners-Lee 
En informática, la World Wide Web (WWW) o red informática mundial es un sistema de distribución de documentos de hipertexto o hipermedia interconectados y accesibles a través de Internet. Con un navegador web, un usuario visualiza sitios web compuestos de páginas web que pueden contener textos, imágenes, vídeos u otros contenidos multimedia, y navega a través de esas páginas usando hiperenlaces.

La Web se desarrolló entre marzo de 1989 y diciembre de 1990 por el inglés Tim Berners-Lee con la ayuda del belga Robert Cailliau mientras trabajaban en el CERN en Ginebra, Suiza, y publicado en 1992. Desde entonces, Berners-Lee ha jugado un papel activo guiando el desarrollo de estándares Web (como los lenguajes de marcado con los que se crean las páginas web), y en los últimos años ha abogado por su visión de una Web semántica. 

Utilizando los conceptos de sus anteriores sistemas de hipertexto como ENQUIRE, el físico británico Tim Berners-Lee, un científico de la computación y en ese tiempo de los empleados del CERN, ahora director del World Wide Web Consortium (W3C), escribió una propuesta en marzo de 1989 con lo que se convertiría en la World Wide Web.

 La propuesta de 1989 fue destinada a un sistema de comunicación CERN pero Berners-Lee finalmente se dio cuenta que el concepto podría aplicarse en todo el mundo.​ En la CERN, la organización europea de investigación cerca de Ginebra, en la frontera entre Francia y Suiza,​ Berners-Lee y el científico de la computación belga Robert Cailliau propusieron en 1990 utilizar el hipertexto "para vincular y acceder a información de diversos tipos como una red de nodos en los que el usuario puede navegar a voluntad",​ y Berners-Lee terminó el primer sitio web en diciembre de ese año.​ Berners-Lee publicó el proyecto en el grupo de noticias alt.hypertext el 7 de agosto de 1991.

El primer servidor de Internet usado por Berners-Lee
En el número de mayo de 1970 de la revista Popular Science, Arthur C. Clarke predijo que algún día los satélites "llevarán el conocimiento acumulado del mundo a sus manos" con una consola que combinara la funcionalidad de la fotocopiadora, teléfono, televisión y un pequeño ordenador, que permitirá la transferencia de datos y videoconferencia en todo el mundo.

La idea subyacente de la Web se remonta a la propuesta de Vannevar Bush en los años 40 sobre un sistema similar: a grandes rasgos, un entramado de información distribuida con una interfaz operativa que permitía el acceso tanto a la misma como a otros artículos relevantes determinados por claves. Este proyecto nunca fue materializado, quedando relegado al plano teórico bajo el nombre de Memex. Es en los años 50 cuando Ted Nelson realiza la primera referencia a un sistema de hipertexto, donde la información es enlazada de forma libre. Pero no es hasta 1980, con un soporte operativo tecnológico para la distribución de información en redes informáticas, cuando Tim Berners-Lee propone ENQUIRE al CERN (refiriéndose a Enquire Within Upon Everything, en español Preguntando de todo sobre todo), donde se materializa la realización práctica de este concepto de incipientes nociones de la Web.