Páginas

domingo, 17 de marzo de 2019

Humor aniquilado






Mega selección de 650 imágenes divertidas, curiosas y WTF








Hipnótica y variada selección de GIFS (157)







¿Cómo surgieron las latas para refrescos?

Este envase de aluminio es uno de los grandes avances tecnológicos e industriales de la segunda mitad del siglo XX, y se convirtió en uno de los primeros envases con capacidad de ser reciclado y reutilizado.

Un poco de historia
En la primera mitad del siglo XX, la demanda global de consumo de alimentos necesitaba mayores tecnologías, esto hizo que muchos profesionales, inventores y comerciantes se interesaran por los alimentos enlatados, los cuales podían ser trasladados a cualquier punto del planeta sin perecer.

Para 1935 se conoce la primera lata de bebida comercial. Diseñada por la cervecería Krueger de Nueva Jersey, la Finest Beer era la primera cerveza comercial en venderse dentro de una lata cerrada a presión. El lanzamiento fue un éxito total. El envase era más ligero que el vidrio, fácil de transportar, muy resistente a golpes y caídas, pero sobre todas las cosas, poseía una gran superficie para decorar, lo que comercialmente lo hacía único en cada modelo y marca.

Para 1950, los refrescos en lata ya eran de consumo masivo, pero muchas grandes compañías se resistían a migrar sus productos a este tipo de envase. Coca-Cola, que en un principio no quería entrar al mercado de las latas porque lo consideraba un gran riesgo y tenía miedo de la reacción de sus consumidores, hizo su entrada al escenario de los refrescos envasados en 1959, el mismo año que debuta el envase de aluminio.

La lata abrefácil
En un día de campo en 1960, Ernie Fraze, un ingeniero de la empresa Dayton Reliable Tool Company, se dio cuenta de que había olvidado en casa el abrelatas, muy necesario para abrir las latas de refresco que se vendían entonces. Así que tuvo que abrirlas usando un borde afilado de su auto.

Ese mismo año diseñó una lata abrefácil provista de una lengüeta removible, que no precisaba de ningún otro elemento externo para ser abierta, esto revolucionaría el mercado.

Su sistema, llamado Easy-Tab, permitía abrir la lata con un sujetador que cortaba una zona marcada de la tapa superior sólo tirando del gancho hacía arriba. Esto generó un gran salto de calidad y convirtió a las latas de aluminio en uno de los envases más utilizados durante las dos décadas siguientes en todo el planeta.

En 1963 patenta su desarrollo y pronto vende su licencia a Alcoa – fabricante de aluminio – y a Pittsburg Brewing Company. Esta última pone por primera vez en el mercado las primeras latas dotadas con este sistema. Los primeros envases para bebidas carbonatas equipados con este tipo de tapa – fabricados íntegramente en aluminio – aparecen en el año 1964 con las marcas “R.C. Cola” y “Diet-Rite Cola”, ambas de la compañía Royal Crown.

El uso de las tapas de fácil apertura en diferentes diseños y materiales se extendió rápidamente permitiendo a la ya vieja lata de metal vivir una segunda juventud en el mercado. En Europa pronto se inicia la fabricación en formas no redondas (rectangulares y ovales) primero en aluminio y luego en los primeros años de la década de los “ochenta” en hojalata.

En 1989 se mejora el diseño de la lata de bebidas, manteniendo unida la lengüeta y la anilla a la tapa para mejorar el aspecto ecológico.

Algunas curiosidades

  • No hay latas cuadradas o rectangulares porque su forma cilíndrica hace que su producción sea más rápida, se utiliza menos aluminio en su elaboración y optimiza el proceso de impresión de las mismas.
  • Cada minuto de cada día, se reciclan más de 123.000 latas de aluminio.
  • El grosor del aluminio de una lata es casi el mismo que el de un cabello humano.
  • Aproximadamente 350 mil latas de aluminio se hacen en un minuto.
  • Cada parte de la lata tiene un nombre y está conformada de 3 partes: el cuerpo de la lata, que es la parte más grande y se forma en una sola pieza desde la base hasta la parte superior. La tapa, que es el círculo que la sella y que tiene el orificio para beber el líquido. La lengüeta, que es la parte que doblamos y queda dentro al abrir la bebida. Esta pieza no solo es de aluminio, además contiene magnesio y manganeso para hacerla más resistente, es por ello que podemos hacer palanca con ella para abrir el orificio previamente recortado de la tapa.



Tu sofá preferido: ese asesino lento

A finales de la década de 1920, dos jóvenes emprendedores de Michigan organizaron un concurso para bautizar al sillón abatible y tapizado que acababan de inventar. El nombre ganador fue La-Z-Boy (de lazy boy, perezoso). Los modelos actuales que fabrica la compañía ofrecen hasta 18 niveles de confort con respaldos y reposapiés acolchados que se regulan individualmente. También se puede añadir un posavasos.

A nadie se le ocurrió llamarlo Asesino en serie. Porque eso es lo que ahora son muchos de nuestros sillones y sillas, por todas las dolencias que provocan. Sencillamente, nuestro cuerpo no está diseñado tanto para estar sentado como para estar de pie.


De modo que congratulémonos de los sillones mullidos y cómodos o los sofás en los que nos arrebujamos para ver del tirón una temporada completa de una serie de Netflix. Pero nunca olvidemos que, bajo nuestras posaderas, hay algo que nos están intentando matar.

Calorías
Las sillas son un invento relativamente reciente. Los cazadores-recolectores y los agricultores de subsistencia, que tienen un estilo de vida más parecido al que nuestros cuerpos están adaptados, trabajan muchas horas al día, apenas son sedentarios y, de sentarse, lo hacen en un taburete, en el suelo o en una roca. Sentarse muchas horas, y sobre todo sentarse muchas horas en algo mullido y extremadamente cómodo, es un rara avis a nivel evolutivo.

Eso no significa que no debamos usar las sillas, los sillones, los sofás o las camas. El problema es que las usamos demasiado.

Por ejemplo, echemos un vistazo a la disparidad de la quema de calorías estar sentado y de pie. Por cada hora que estemos sentados en la silla del despacho, gastaremos unas 20 kilocalorías menos que estando de pie, porque ya no tensamos los músculos de las piernas, la espalda y los hombros. Esa cifra, sumada hora a hora, día a día, semana a semana, mes a mes, arroja una diferencia extraordinaria al cabo de un año.

Músculos
Pero no se trata solo de las calorías, sino de la atrofia muscular que supone sentarse en sillas tan cómodas que parece que estamos acostados en una cama. Las lumbalgias están entre los motivos más frecuentes de baja laboral. El dolor se produce porque, al estar sentados, la presión entre los discos de la columna aumenta y, además, la espalda pierde su curvatura natural. Tal y como explica Daniel E. Lieberman en su libro La historia del cuerpo humano:

Se reconoce ampliamente que el reposo prolongado en la cama tiene muchos efectos perjudiciales para el cuerpo, entre ellos la debilitación del corazón, la degeneración muscular, la pérdida de hueso y un grado elevado de inflamación de tejidos. El reposo prolongado en una silla tiene casi el mismo efecto porque tampoco usamos ninguno de los músculos de las piernas para sostener el peso del cuerpo, y si la silla tiene respaldo, reposacabezas y apoyabrazos, uno puede dejar de usar muchos de los músculos de la parte superior del cuerpo.

Tampoco se trata de que abandonemos nuestra silla de oficina y trabajemos de pie: lamentablemente, se han sobrestimado las virtudes de trabajar de pie. En realidad, lo que parece más saludable es no permanecer demasiado sentado ni demasiado de pie, alternando ambas modalidades cada cierto tiempo.

Es al menos lo que propone un equipo de investigadores de la Universidad de Pittsburgh. Para ellos, lo ideal es alternar cada posición no solo por cuestiones de salud, sino para evitar en parte el sobrepeso y para ser más productivos.

Dolores y enfermedades
El exceso de comodidad, pues, produce daños en nuestro cuerpo si abusamos de él. Por eso sentarse en cuclillas o en el suelo o incluso en un taburete, al requerir mayor control postural con la ayuda de diversos músculos de la espalda y el abdomen, reduce la atrofia.

Una atrofia que incluso puede suponer que se acorten los músculos de resultas de la inmovilización de las articulaciones durante periodos prolongados. Eso es lo que sucede cuando estamos mucho rato sentados, y por ello los músculos flexores de la cadera se acortan, incluso de forma permanente.

Luego, cuando nos levantamos, estos flexores más cortos quedan tensos y tiran de la pelvis hacia delante, formando una curva lumbar exagerada. Para contrarrestar esta curvatura, se contraen los músculos isquiotibiales de la parte posterior del muslo, inclinando la pelvis hacia atrás y dando lugar a una postura con la espalda plana y los hombros cargados hacia delante.

Por esa razón, además de evitar permanecer demasiado tiempo sentado en nuestro mullido asesino lento, es recomendable hacer estiramientos básicos cada cierto tiempo durante la jornada laboral (por ejemplo, repetir cinco veces lo siguiente: colocar las manos en la cadera y doblarse hacia atrás durante tres o cuatro segundos).

Esto también evitará que el asesino lento que hay debajo de nosotros propicie otras enfermedades o afecciones, como la estitiquez (al no haber movimiento, se corre el riesgo de sufrir enfermedades de colon como diverticulitis), insulina alta (condición médica de resistencia a la insulina que lleva al desarrollo de diabetes), cáncer (el sedentarismo se vincula, sobre todo, al cáncer de colon, de mama y de endometrio) y mala circulación de las piernas (aumenta el riesgo de padecer varices, tobillos hinchados o trombosis).

A veces las sonrisas, las palabras amables y hasta los sillones mullidos para relajarse tras una dura jornada laboral, pues, pueden esconder peligros inenarrables. No nos confiemos. Y permanezcamos de pie más tiempo.





¿Olvidadizo? No es Alzheimer o demencia, pero...

Pérdida de memoria y confusión mental son algunos de los aspectos más atemorizantes de envejecer: ¿es una señal de demencia o Alzheimer?


Un nuevo estudio de la Universidad de Toronto sugiere que al menos algo de estos problemas se debe a una pérdida de oído.

La investigación publicada en el Canadian Journal on Aging analiza los estudios cognitivos de un grupo de personas mayores quienes se quejaban de tener problemas de memoria y otros procesos mentales que sugieren demencia.

Los investigadores encontraron que mientras la mayoría de los pacientes tenían funciones cerebrales correctas, era su oído el que era sospechoso. Incluso así, apenas el 20 por ciento del grupo utilizaba asistencia auditiva.

Los investigadores señalan que no puedes recordar algo que nunca has escuchado. Además de que seguir direcciones es difícil si no las escuchas bien.

El estudio canadiense completa otros estudios previos donde ya se ha ligado la pérdida auditiva con la demencia. Así que si sientes que estás teniendo problemas con tu memoria, habla con tu doctor sobre realizarte unos estudios auditivos.

De acuerdo con un reporte de este estudio, las personas que tienen problemas de oído sin tratar podrían eventualmente desarrollar demencia. Personas que tienen problemas para comunicarse están en riesgo de quedarse solos y aislarse, condiciones que pueden contribuir a desarrollar demencia.





¿Sabías que estas 10 cosas son reciclables?

  • Papel de aluminio El aluminio es un metal muy fácil de rehusar. Si pones una lata en tu cesto de reciclaje hoy, puede regresar a tu despensa como un contenedor completamente nuevo en solo 60 días, según información proporcionada por la Aluminum Association de EUA. Desafortunadamente, cada año se desperdician enormes cantidades de este material: tan solo con lo desaprovechado en Estados Unidos bastaría para construir toda una flota de aeronaves. En muchas ciudades reciclan el papel de aluminio junto con las latas. Así que lávalo, haz una bola con él y ponlo en el reciclaje. Una idea aún mejor que, además, te ahorrará algo de dinero: úsalo para guardar los sobrantes de comida.
  • Calzado deportivo Dona tus zapatos para correr usados a un refugio para personas sin hogar o alguna iniciativa que se encargue de darles un buen segundo uso, a menos que estén excesivamente dañados. Si este fuera el caso, busca un programa que los emplee como materia prima para la manufactura de otros productos.
  • Baterías Las pilas se fabrican con metales como litio y cadmio, que pueden contaminar la tierra y el agua, dañar la vida silvestre y, desde luego, la humana. Las baterías recargables son especialmente peligrosas. Deséchalas en contenedores apropiados para tal fin; estos existen en muchas ciudades.
  • Focos fluorescentes Nunca debes tirar este tipo de bombillas en la basura. Cuando se rompen, pueden arrojar altas cantidades de mercurio (que es muy tóxico) al suelo; este se podría trasminar y contaminar el suministro de agua. Por suerte, los focos fluorescentes pueden durar muchos años. Cuando se funden, ciertas cadenas de ferreterías se encargan de reciclarlos. Busca más información ahí.
  • Crayones En Estados Unidos existe la posibilidad de regresar a la fábrica aquellos que estén rotos o ya no utilizarás. No obstante, en Internet puedes encontrar decenas de ideas para reusar los lápices de cera que ya no te sirven: desde velas o esferas navideñas hasta maquillaje y figuras decorativas.
  • Cartuchos de tinta y tóner Estos consumibles de impresoras tardan más de 1,000 años en desintegrar-se en un vertedero de basura, asevera el sitio web tonerrecycle.net. Es una lástima que hasta 80 por ciento de ellos terminen allí. Existen modelos que pueden rellenarse; fíjate en el paquete para saber si es el caso del tuyo. De lo contrario, busca alguna tienda que los recolecte a fin de reciclarlos. Algunas de las compañías que los fabrican también los reciben con ese objetivo.
  • Pintura No tires las latas o baldes que todavía tengan pintura a la basura; el contenido es tóxico en potencia. Podrías donar los sobrantes a alguien que lo vaya a aprovechar, por ejemplo, un grupo de teatro de tu comunidad, escuelas de dramaturgia o de artes visuales o plásticas. También podría servirle a algún vecino o familiar tuyo. La pintura de agua puede ser base para hacer material nuevo. Pregunta si la ferretería o tienda de materiales de construcción a la que acudes cuenta con un programa para su reutilización.
  • Juguetes Existen diversas organizaciones sin fines de lucro que trabajan con niños para atender una gran cantidad de problemas sociales que van desde la pobreza extrema y las enfermedades terminales hasta el maltrato infantil y el abandono. En cualquier caso, los juguetes en buen estado pueden serles de gran ayuda; de esta manera alguien puede volver a disfrutarlos, y el plástico que contienen no terminará en la basura antes de tiempo.
  • Televisores Por lo general, las tiendas de segunda mano no aceptan televisores, ya que los viejos aparatos no se venden. Las leyes de algunos países requieren que se desechen de manera responsable, por lo que no llegan a los vertederos de basura. Busca centros en los que puedan procesarlos de manera adecuada.
  • Corchos de vino La mayoría de los corchos están elaborados con el tejido de la corteza de plantas leñosas, así que los puedes poner en un contenedor de composta sin mayor problema.



Muere una mujer al intentar dar a luz sola siguiendo un tutorial de YouTube

Una mujer embarazada de 26 años intentó dar a luz por sí misma en una habitación alquilada en la ciudad de Gorakhpur (India) mientras veía un vídeotutorial sobre partos en YouTube, ha explicado la policía local. Tanto la mujer como su recién nacido, un niño, murieron en el proceso.


Las autoridades fueron alertadas tras el aviso de los vecinos de la fallecida al ver que salía sangre de su habitación. Al llegar, encontraron a madre e hijo muertos. El teléfono móvil reveló que la mujer estaba viendo vídeos sobre 'cómo dar a luz' y otros procesos similares de parto en YouTube.

Cerca de su cuerpo se encontró unas tijeras, una cuchilla e hilo. La mujer había alquilado la habitación cuatro días antes. Sus familiares fueron informados sobre el suceso, confirmando posteriormente que no estaba casada.

Según las investigaciones, el posible motivo de parir por sí sola era «el miedo al estigma social asociado a ser una madre soltera». En la India, las mujeres solteras se enfrentan a episodios de exclusión social durante el embarazo, sintiéndose incapaces de buscar ayuda médica por temor a ser expuestas.





¿Por qué a veces los perros comen pasto?

Investigadores de Ciencia Animal de la Universidad de New England, Australia, descubrió que los perros comen pasto por un comportamiento psicológico. Según el estudio, los canes lo ingieren estimulados por la necesidad de una sensación de saciedad a determinadas horas del día.


Los animales pueden considerar la hierba como un alimento y se sentirían más atraídos por ésta cuando tienen hambre. Este comportamiento no debe ser visto como un problema por sus amos, ya que otras especies también comen plantas regularmente, es inherente a su naturaleza.

Otras investigaciones mencionan que los perros comen pasto y distintos tipos de hierbas para limpiar su organismo. Especialistas dicen que al igual que los seres humanos, los canes también pueden sufrir problemas, malestares estomacales y gástricos, como náuseas e indigestión.


Otros, en cambio, cuestionan la idea anterior; afirman que los canes no han demostrado ser lo suficientemente inteligentes como para decidir cómo se debe tratar un dolor de estómago.

La evidencia sugiere que la mayoría de los perros que se alimentan de hierba no se sienten mal de antemano, o al menos no lo parece. De hecho, según sus propietarios, menos del 10% de los perros parece estar enfermo antes de comer pasto.

Al parecer, cuando presentan estos síntomas se ponen más ansiosos e irritables, por lo que se manifiestan inquietos y en algunos casos, tratan de salir de la casa para consumir hierba o césped, tras su ingesta se produciría una leve irritación gástrica que induce el vómito en el can y así limpiarían su estómago y se sustentaría esta explicación.

Por otro lado, el pasto no induce al vómito. Solo el 25% de los perros que se alimentan con césped vomita luego de ingerirlo.

“Es bastante común que los perros coman pasto; los animales salvajes también lo hacen. De hecho, la mayoría de los veterinarios consideran que es un comportamiento normal”

Otras razones explican que los canes suelen comer pasto porque mejora la digestión, favorece el tratamiento contra parásitos intestinales o cumple con alguna necesidad nutricional insatisfecha. Entre estas, se incluye la falta de fibra.

Además, por supuesto, también existe la posibilidad de que los perros lo coman simplemente porque les gusta el sabor o la textura. Estos animales parecen disfrutar de su hábito y no sufren ninguna repercusión por ingerirlo. El césped no parece hacerles daño, claro, siempre que no contenga herbicidas u otras toxinas.

Sin embargo, muchos opinan que los perros no tienen los medios para digerir el pasto, ya que carecen de las enzimas necesarias para romper las fibras. Por lo tanto, existe poco valor nutricional en él para ellos.

Finalmente, algunos animales también pueden desarrollar una forma de trastorno obsesivo compulsivo y se obsesionan con mascar el pasto. Sin embargo, esto es relativamente raro.

Si bien existen algunas teorías para explicarlo, no se sabe realmente por qué tienen este comportamiento, no hay una respuesta totalmente definitiva, pese a los estudios. Lo que sí es seguro es que se trata de algo normal y que no hay razón para preocuparse demasiado.



10 cosas que dejan lenta a tu computadora

A nadie le gusta ver esa horrible rueda de color en un día saturado de trabajo. Les pedimos a los expertos que compartieran algunas formas increíblemente fáciles de convertir tu equipo lento en uno rápido.

1. Comprueba si hay malware.
Asegúrate de que a tu ordenador no lo afecten programas malignos o espías, o virus.

Síntomas: un programa que no es el antivirus dice que estás infectado, procesamiento lento, nueva página de inicio en tu navegador que no elegiste u ofertas no solicitadas de programas adicionales cuando no estás explorando la Red, enumera Michael Schwehr, fundador de JumpStart Computing en Alexandria, Virginia.

Examina tu computadora con el antivirus que ya tienes (Windows 10 incluye el suyo, incorporado en Windows Defender), o descarga alguna aplicación para detectar malware: McAfee Security Scan Plus o Malwarebytes Anti-Mal-ware son dos opciones.

2. Cierra los programas que no estés usando
Si ejecutas muchos programas a la vez (por ejemplo, si tienes un navegador web, una hoja de cálculo de Excel y iTunes abiertos al mismo tiempo) sobrecargarás la computadora y disminuirás su velocidad de procesamiento de forma significativa, indica Michael Pang, fundador de Santa Monica Tech Support en California. Cierra todo lo que no estés utilizando y reinicia el aparato.

3. Cierra las pestañas que no estés empleando
Sí, abrir pestañas es una forma práctica de darle seguimiento a diferentes páginas de Internet de manera simultánea: conversaciones de correo electrónico y hasta hojas de cálculo. No obstante, tener muchas abiertas a la vez desacelera tu computadora, ya que cada una absorbe poder de procesamiento.

Si te preocupa no poder encontrar algunos sitios de nuevo, solo márcalos como favoritos, sugiere Pang. También es una buena idea reiniciar el equipo después de cerrar estas pestañas inutilizadas.

4. Reinicia regularmente
Es tentador poner en reposo tu ordenador por la noche en vez de apagarlo. ¿Quién quiere esperar a que inicie cada mañana? El problema es que cuando no reinicias el equipo regularmente, puede comportarse de manera extraña; por ejemplo, la función de cortar texto podría servir, pero no la de pegarlo, o podría desaparecer la barra de herramientas, puntualiza Schwehr.

“Si no vas a ocuparlo por más de varias horas, sobre todo durante la noche, considera cerrar todos los programas y apagarlo. Esto preserva la vida del ordenador y permite al sistema operativo y a otros procesos cargar una copia fresca del registro de Windows, lo cual es muy importante después de instalar y desinstalar programas o recibir actualizaciones de cualquier tipo”.

5. Incrementa la memoria
Las computadoras que tienen el sistema operativo Windows Vista 8, 8.1 o 10 necesitan mínimo 4 gigabytes (GB) para trabajar sin problemas. Es aún mejor tener 8 o hasta 16 GB si editas video y fotos con programas muy sofisticados.

Una mayor memoria resulta muy útil para las personas que tienen múltiples ventanas abiertas al mismo tiempo. “Puedes saber con cuánta memoria cuentas al hacer clic con el botón derecho del ratón en ‘Mi Computadora’ o ‘Esta PC’ desde el explorador de archivos; luego selecciona ‘Propiedades’ en el menú que se desplegará”, explica Schwehr.

Los usuarios de Mac solo necesitan cliquear en el ícono de Apple que se encuentra en la parte superior izquierda de la pantalla y después elegir “Acerca de esta Mac”.

6. Borra los archivos de gran tamaño
Fotos, videos y otros archivos enormes acaparan espacio en tu computadora y causan que trabaje más lento. A veces tu disco duro te advierte que está “casi lleno” por uno o dos archivos descomunales. Apple ofrece instrucciones paso a paso para localizarlos. Dummies.com tiene un manual similar para PC.

Mejor ponlos en una memoria externa o elimínalos si no los necesitas. Pang prefiere mantener vacío el 50 por ciento de su disco duro. No te sorprendas si esto no es la causa de tu problema. “Este no aflige a muchas personas”, asevera Schwehr.

La mayoría de los usuarios informáticos usan menos de un tercio del total de su almacenamiento, pero si ocupas más del 90 por ciento de dicha unidad, entonces experimentarás una baja en el rendimiento. Como una regla, agrega Schwehr, tu sistema operativo necesita por lo menos un 10 por ciento de espacio libre para trabajar con normalidad.

El sistema operativo, que crea archivos temporales, usa esa porción disponible, así que si te agencias ese espacio, la computadora falla. Esto es muy importante sobre todo si cuentas con mucha música, fotos y películas almacenadas.

7. Deshazte de las extensiones del navegador
“Debido a que la mayor parte de lo que la gente hace es trabajar a través de páginas de Internet, cualquier cosa que entorpezca tu navegador web influirá en la velocidad del rendimiento general”, asevera Schwehr.

“Internet Explorer, Mozilla Firefox, Google Chrome y Apple Safari son presentaciones muy populares que pueden contar con barras de herramientas adicionales. Si tienes otros programas añadidos a tu navegador web y estos tienen problemas, pueden evitar que abras el explorador de Internet”.

No te sientas mal si encuentras barras de herramientas que no sabías que tenías, agrega. Eso pasa a menudo cuando los programas son descargados e instalados de manera “personalizada” en lugar de con el modo “por defecto”.

Schwehr sugiere desinstalar todos los programas cuyo nombre incluyan las palabras “barra de herramientas” (o toolbar) para liberar tu navegador. “A menudo son innecesarios, y, a veces, aceptar los términos al instalarlos les da permiso a los desarrolladores informáticos para descargar otras barras de herramientas y programas que trabajan en segundo plano, usando valioso espacio”, agrega el experto.

8. disminuye la rigurosidad de tu programa de protección
Cuando se trata de salvaguardar tu computadora, a veces menos es mejor. “Al comprar un antivirus, ¿te entusiasma la idea de poder adquirir el paquete de seguridad total de Internet?”, pregunta Schwehr.

“Solo recuerda que un firewall, un administrador de contraseñas adicionales y una extensión de navegación web segura son elementos extra que emplean memoria y recursos simultáneamente, ¡todo eso antes de que hayas abierto otra aplicación!”. Si necesitas un antivirus, adquiere uno bastante sencillo y compra la versión completa solo si tienes algún problema.

9. Desfragmenta tu equipo de cómputo
Si el ordenador que tienes no es tan reciente y aún utiliza un disco duro (no una unidad de estado sólido), quizá necesites desfragmentarlo. Pang compara este proceso con “una afinación para deshacerse de la basura”.

Por lo general, las computadoras que vienen con Windows 8 o superior están programadas para hacerlo solas. ¿No estás seguro de si necesitas llevar a cabo esta acción o de cómo hacerla? Consulta el manual de Windows.

10. Actualiza tu computadora
Existen diferentes soluciones para acelerar los viejos ordenadores; por ejemplo, restablecer la configuración de fábrica, aunque eso significaría perder toda tu información, a menos que la respaldes o contrates a alguien para que lo haga.

Sin embargo, perro viejo no aprende nuevos trucos. Si una computadora tiene cinco o más años de antigüedad, estará tan desactualizada que necesitarás remediar problemas a menudo. Pang sugiere reemplazar el equipo de cómputo cada lustro.