Páginas

domingo, 7 de abril de 2019

Humor photoshopeado







Mega post con 620 imágenes divertidas, curiosas y WTF







Hipnótica y variada selección de GIFS (167)







¿Cuándo surgió la moda de sonreír para las fotos?

Paul Ekman, un psicólogo que ha sido un pionero en el estudio de las emociones y sus relaciones con la expresión facial, identificó 18 tipos diferentes de sonrisa basados en distintas combinaciones de los 15 músculos faciales implicados. Para sonreír usamos 17 músculos, pero para fruncir el ceño empleamos 43, por eso, quizá, la sonrisa nos parece algo más agradable a la vista y es nuestra carta de presentación en las interacciones sociales. Y en las fotografías.

Sin embargo, no siempre hemos reído en las fotografías. De hecho, sonreír en las fotografías es una costumbre relativamente reciente.

Estudio matemático
Gracias a un estudio matemático de fotografías de anuarios de escuelas de Estados Unidos, se descubrió que los rostros, a medida que pasaban las décadas, sonreían más. ¿Los estudiantes eran cada vez más felices y radiantes? No, detrás de este progresivo y sutil cambio hay otra cosa en la que contribuyó con una campaña la empresa Kodak.

Este estudio fue posible debido a los avances de la era digital, tal y como explica Seth Stephens-Davidowitz en su libro Todo el mundo mienteMuchas escuelas secundarias han escaneado los anuarios que tenían archivados y los han colgado en sus sitios web. A lo largo y ancho de internet, los investigadores encontraron 949 anuarios escaneados por escuelas secundarias estadounidenses, que abarcaban los años comprendidos entre 1905 y 2013.

Mediante un programa informático, se pudo concebir un rostro promedio a partir de todas las caras, década por década. Es decir, un rostro que recogía la media en la ubicación y configuración de la nariz, los ojos, los labios y el pelo de los últimos 10 años.

Sonreír en las fotografías

Si echamos un vistazo a las caras promedio, empezando desde 1905 hasta 2013, el rasgo que más cambió frente a todos los demás es la boca: si el primer rostro promedio es una boca seria, de dos labios cerrados, exhibiendo una línea recta, esa misma boca empieza a curvarse progresivamente en cada extremo, década tras década, formando una sonrisa cada vez más amplia. Y, a partir de la década de 1970, y sobre todo de 1980, esa sonrisa empieza a mostrar los dientes.

Esta cara promedio corresponde a los chicos. En el caso de las chicas, la sonrisa parece aflorar un poco antes (si en los chicos fue en 1940, en las chicas fue en 1930). Y también los dientes se muestran antes: en las chicas aparecen ya en 1960.

En otras palabras, la mayoría de los alumnos que se fotografiaban para el anuario de su escuela estaban rígidos, poco naturales, si bien empiezan a relajarse a partir de los años 30 y 40. Las sonrisas típicas actuales no aparecen, sin embargo, hasta los 60 y 70.

Pintura y fotografía
Cuando se inventó la fotografía, la gente continuaba relacionándola con la pintura. Como si imaginaran la cámara de fotografías tal y como lo hace Terry Pratchett en su saga de Mundodisco: en el interior del aparato hay un pequeño personaje que, provisto de un lienzo, unos pinceles y una paleta muy surtida, pinta lo que se enfoca.

Cuando la gente posaba para un cuadro, adoptaban una expresión seria básicamente porque pintar un cuadro era un proceso largo y mantener una sonrisa todo ese tiempo suponía un esfuerzo mayúsculo. Eso sin contar que solicitar ser pintado por alguien era un deseo relativamente reciente en la historia.

La sensación de ser alguien, de tener un Yo, de ser un individuo tan respetable como cualquier otro (y ya no digamos padecer de narcisismo) era algo prácticamente inédito en tiempos pretéritos. De hecho, se considera que fue Rembrandt, quien en el siglo XVIII, empezó a pintar retratos de personas anónimas, gente común, individuos que no habían tenido ninguna trascendencia en la historia, como un fabricante de muebles y su esposa, Herman Doomer y Baertjen, un astillero llamado Jan Rijksen o un fabricante de cerveza y su esposa, Dirck Janszoon Pesser y Haesje.

Sonreír en las fotografías
Durante el siglo XIX, a la gente ya no le dolían prendas a la hora de situarse como protagonista de un retrato, que el individuo despuntara sobre la masa, que uno no se plegara al destino, sustentado en la máxima de Descartes cogito ergo sum (pienso luego existo). El Yo moderno en todo su esplendor filosófico. En otras palabras: la gente hacía muy poco tiempo que se dejaba retratar.

Cuando llegó la fotografía, sencillamente, esta costumbre de no sonreír porque resultaba cansado hacerlo durante tanto tiempo se perpetuó durante algunos años más. El punto de inflexión, sin embargo, lo marcó Eastman Kodak Company a mediados del siglo XX creando una estrategia para que la gente se animara a hacer más fotografías:

Las campañas de Kodak empezaron a asociar las fotos con la felicidad. El objetivo era que la gente se habituara a hacer fotos para mostrar a los demás lo bien que lo pasaba.

Y lo consiguieron. Bajo el lema «Usted apriete el botón, nosotros hacemos el resto», la Eastman Kodak Company cumplió su objetivo: hacer la fotografía accesible a las masas, lo que le permitió apoderarse de casi 90% del mercado internacional en la década de los 90. Como explica Derek Thomson en su libro Creadores de HitsEn 1999, el mundo hizo 1.000 millones de fotos y compró 70 millones de cámaras, según el informe anual de Kodak para el año 2000.
Sonreír en las fotografías
A pesar de que Kodak no supo adaptarse al cambio de paradigma que supuso que la gente usara teléfonos, tabletas y ordenadores para tirar fotos y compartirlas por redes sociales, multiplicando por diez y por cien el número de fotos de 1999, la tendencia a la sonrisa inspirada por ellos se mantuvo y se perpetuó, adquiriendo incluso nuevas modalidades, desde la trollface hasta los morritos de pato, pasando por el siempre eficaz selfi (aunque Frida Kalho 

también fuera una adicta al selfi más lento de la historia: el autorretrato).



¿Por qué nos desenamoramos?

Ciertas actitudes pueden indicar que entre dos personas la relación amorosa está a punto de terminarse.

Pocas personas en este mundo no han sufrido el desamor o mal de amor. Y dicen que “lo que no te mata te fortalece”, pero cómo cambiar una experiencia tan dolorosa como puede ser una separación, en algo de lo que podamos aprender y seguir creciendo.

¿Por qué nos desenamoramos?
¿Qué nos lleva a dejar de sentir eso “especial” que nos une en un vínculo? Los conflictos principales que las parejas tienen se basan en una espiral destructiva: un patrón de conducta que genera que una y otra vez se repita el mismo modelo aprendido.

Discutir es perfectamente saludable, todas las parejas discuten. Pero faltarse el respeto o criticarse mutuamente, ser sarcásticos o insultarse es la condena a muerte para la relación.

Existen cuatro factores que ponen en riesgo el amor en un vínculo durante una discusión y dan lugar al desamor:

Defenderse
Es muy complejo poder discutir con una persona que no puede responsabilizarse de sus conductas.

Hay que hacerse cargo de lo que toca y responsabilizarse para poder enfrentar los problemas que, inevitablemente, se van sucediendo.

Indiferencia
Mostrarse ajeno al conflicto es otra manera de alejarnos de la solución. Evadir, estar en silencio, tener una actitud pasiva, ignorar el conflicto y no darle la importancia que merece.

Para solucionarlo y evitar esto se tiene que hablar y mantener en diálogo los temas ásperos. No es malo discutir, lo malo es desconectar de los argumentos.

Crítica
Las críticas pueden construir, hacernos crecer y reorganizar lo que nos pasa. Pero las críticas destructivas son las que describen a la persona y no al conflicto.

No es lo mismo decir “por favor cuando llegues ¿puedes colgar tu saco en el clóset?, así todo está más ordenado”, que decir “Eres un desordenado, no te importa nada, me la paso ordenando la ropa que dejas por todos lados, ¡no te importa!”

Desprecio
Es el factor más destructivo de las relaciones, mucho más que la traición o el engaño. Son burlas, humillaciones, amenazas, desplantes de uno al otro.

¿Cómo evitar desenamorarse?
La comunicación, el diálogo, los acuerdos para negociar las dificultades, el tiempo juntos, el acompañamiento en la crianza de los hijos, todo es parte del mismo entramado complejo que hace que una pareja logre sobrevivir a lo largo de los años.

No se trata de “aguantar”, ni de “tolerar”, sino de verdaderamente llegar a nuevas ideas juntos, a construir un día a día donde ambos puedan sentirse a gusto y con ganas de proyectar una vida en común.

Erotismo y sensualidad fundamentales
La vida sexual no debe estar a un lado, la sexualidad y la pasión son parte de una pareja de la misma manera en que lo son el amor, el compromiso y la comunicación.

El sexo no lo es todo, pero es uno de los pilares de un vínculo, aunque si el deseo sexual disminuye y no es tratado a tiempo no mejora espontáneamente. Y este será otro factor más que sumará (o restará) a la hora de pensar en una separación.

Para superar una ruptura amorosa es importante:Que el objetivo sea superar, y no recuperar
Si esa persona te dejó es porque elije no estar en este momento de su vida a tu lado.
Eso no significa necesariamente que nunca más volverán a estar juntos, pero es importante que entiendas y aceptes que en este momento, si se aleja, es porque no quiere estar en esa relación.

Aceptar
Salir desesperados a buscar una nueva pareja solo va hacer que reemplaces, y no que aprendas. ¿Por qué no tomarte el tiempo de estar con uno mismo y reconstruir otra vez tu autoestima y tu propia confianza antes de conocer a alguien?

Hacer ejercicio
Genera una sensación de bienestar por las hormonas que se liberan.

Vida social
Estar con amigos y con la familia ayuda de a poco a recuperarse.

Pedir ayuda
Sentirse acompañado con la escucha es importante.

¿Cómo seguir la vida después de una separación?
En el desamor, el final puede dar inicio a un nuevo comienzo, a una nueva versión de ti. Porque nadie entra en un vínculo y sale exactamente igual.

Todos, de un modo u otro, salimos modificados de cada relación y de cada experiencia que tenemos. Es importante estar acompañado de manera terapéutica.

Lentamente se irá superando el proceso de duelo para concentrarse en el aprendizaje que esa situación nos deja. Se puede aprender mucho del desamor, se puede construir un nuevo vínculo con uno mismo, con los amigos, con la familia… con la ex pareja incluso.

Entender las crisis como oportunidades de mejorar, de cambiar y de crecer solo depende de nosotros y de nuestra mirada sobre el mundo.





13 curiosos datos sobre los viajes espaciales

  • Llegada a Marte Los primeros astronautas que pisen Marte podrían partir muy pronto. En marzo de 2018, el presidente Donald Trump le ordenó a la NASA hacer llegar gente al planeta para 2033. Además, la agencia está desarrollando un nuevo cohete: el Sistema de Lanzamiento Espacial. ¡Será todo un bólido! La energía térmica generada por sus aceleradores únicamente durante los 2 minutos que toma despegar podría abastecer de energía eléctrica a 92,000 hogares por 24 horas.
  • Transporte público al espacio Mientras tanto, al menos cuatro empresas privadas compiten en una carrera por ofrecer el primer servicio de transporte público al espacio: Boeing, SpaceX, de Elon Musk, Blue Origin, de Jeff Bezos, y Virgin Galactic, de Richard Branson. Seguramente los primeros vuelos serán hasta la frontera más cercana del espacio, a más de 160 kilómetros sobre la Tierra, donde los turistas podrán experimentar la ingravidez y maravillarse con la vista. Si quieres comprar un boleto, ve ahorrando: Virgin Galactic los vende en 250,000 dólares. Ya tienen casi 700 reservaciones.
  • Llamadas telefónicas A partir de este año, hacer llamadas telefónicas desde el espacio será una realidad. Vodafone, empresa alemana, se ha aliado con Nokia con el propósito de construir la primera red 4G en la Luna en 2019. El sistema permitirá a los astronautas mandar videos a sus familias. Otras firmas proyectan constelaciones de satélites a fin de que todos los humanos tengan acceso a Internet.
  • Mayor radiación Pasar una temporada en el espacio causa estragos. En la microgravedad, pierdes masa ósea y muscular, y la sangre se redistribuye en el cuerpo, lo que podría forzar al corazón. Además, te expones a una cantidad considerable de radiación. La NASA estima que un astronauta recibe, al menos, la radiación equivalente a 180 radiografías torácicas.
  • Problemas de la vista Otra desventaja física: más de la mitad de los cosmonautas estadounidenses tuvieron problemas con la vista, sobre todo después de vuelos prolongados a las estaciones espaciales. Los médicos creen que estos podrían deberse a movimientos de los fluidos corporales que presionan los nervios oculares. Tal fenómeno incluso podría aplanar de manera permanente el globo ocular.
  • Adiós callos, hola juventud Si vemos el lado amable, tras un mes en el espacio se caen grandes trozos de piel endurecida (o callos) de los pies, dejándolos tan suaves como los de un bebé. ¿Podrían ser los viajes espaciales una pequeña fuente de la juventud? Cuando los científicos examinaron el ADN del astronauta Scott Kelly, encontraron que los extremos de sus cromosomas se habían alargado al orbitar la Tierra 340 días, lo cual es sorprendente porque lo normal es que se acorten con los años. “Se requieren más investigaciones, pero desde luego que lo anterior pone sobre la mesa la cuestión de si pasar una temporada en el espacio podría revertir el proceso de envejecimiento”, explica la doctora Susan Bailey, de la Universidad Estatal de Colorado, directora de los estudios.
  • Creces en el espacio, pero al regresar vuelves tu estatura ¿Otra ventaja de estos paseos? Creces. Sin la gravedad presionándole la columna, Kelly se estiró 5 centímetros en la Estación Espacial Internacional, cuenta en su libro Un año en el espacio. Por desgracia, vuelves a tu estatura original al aterrizar.
  • ¿¡Hotel extraterrestre!? ¿Y qué hay del alojamiento? Una compañía de Estados Unidos, Orion Span, empezó hace poco a aceptar reservaciones para un hotel extraterrestre de lujo que podría inaugurarse en 2022. Por la friolera de 9.5 millones de dólares, recibes hospedaje durante 12 días y un entrenamiento previo de 3 meses. Además, la agencia espacial rusa anunció que un módulo hotelero se conectaría a la Estación Espacial Internacional; prevén que esté listo en 2021.
  • ¿Cuánto pesa un traje espacial? Se ponen muy pesados con el código de vestimenta. Un traje de la NASA para andar entre las estrellas pesa 127 kilos, aunque con tan poca gravedad ni lo sentirías.
  • Mejor no comas esto en el espacio  Los cosmonautas tienen más de 200 opciones de alimentos y bebidas, pero el “helado para astronautas” es un mito intergaláctico: comen el mismo que el resto de nosotros. Un alimento que no se recomienda ingerir a bordo es el pan. En 1965, dos tripulantes de la NASA se hicieron un sándwich de carne enlatada y las migas se esparcieron por todas partes, un incidente que puso en riesgo a los instrumentos de vuelo. (Ahora se prefieren los enrolados con tortillas).
  • ¿Y el agua? El agua es un bien muy preciado en el espacio. De hecho, lo que se bebe proviene del sudor y la orina filtrados. Desde 2008 se han reciclado más de 10,205 kilogramos de agua de la orina de los tripulantes de la estación espacial.
  • Esa bonita estrella fugaz… puede ser excremento Por cierto, esa estrella fugaz a la cual le pediste un deseo podría ser una plasta de heces. El excremento que se genera en la estación se liofiliza y se arroja al espacio cada cierto tiempo. Cuando se aproxima a la Tierra, se quema en la atmósfera y, según la NASA, se ve igual que si fuera una estrella fugaz.
  • Puedes ver la Estación Espacial desde casa ¿Decidiste quedarte en casa? Igual puedes ver la Estación Espacial Internacional. Debido a que se alimenta de energía solar y cuenta con casi media hectárea de paneles para hacerlo, a veces la puedes ver volar al amanecer o al atardecer, incluso en las grandes ciudades. En spotthestation.nasa.gov se encuentran los horarios de avistamiento.



Pena de muerte a los turistas que se tomen selfies en una playa de Tailandia

Una playa de Phuket situada junto al aeropuerto local de esta isla tailandesa se ha convertido en una popular atracción entre los turistas, que se afanan por tomarse selfis con un avión volando a pocos metros sobre sus cabezas. 


Sin embargo, los turistas que se toman fotos en esa playa se arriesgan a ser imputados y afrontar cargos penales, pena de muerte incluida, por distraer a los pilotos, según informó en marzo el portal The Phuket News.

Las autoridades aeroportuarias anunciaron que van a cerrar una sección de la playa, pues temen que se produzcan accidentes. Aunque no especifican cómo el hecho de tomar fotografías puede representar un peligro para los vuelos, se cree que los turistas podrían distraer a los pilotos, como ocurre con los drones y los láseres.


Wichit Kaewsaithiam, director adjunto del Aeropuerto Internacional de Phuket, advirtió a la gente que se mantenga alejada de la zona restringida. "Se podrán tomar fotos desde la playa más alejada de la pista. De esta forma, la gente puede disfrutar de la playa sin comprometer la seguridad", señaló el funcionario.

Además, subrayó que "cualquiera que no cumpla con este reglamento" podría afrontar cargos recogidos por la Ley de Aviación Aérea de 1978, entre los que se incluyen "la pena de muerte, cadena perpetua o una pena de prisión de 5 a 20 años".




Las personas que dicen groserías son los mejores amigos

Recuerdo que en la infancia era mal visto que los niños dijeran groserías, y por supuesto, es un aspecto relacionado con la educación en el hogar. Existen personas que ven muy normal hablar con muchas groserías, y otras a las que este tipo de expresiones les parece desagradable.

Claro que decirlas no te hace una mala persona. Al contrario, puede hacerte una persona amistosa, además de ser más feliz e incluso tener un mejor vocabulario.

Las maldiciones solo han sido de breve interés para los psicólogos y lingüistas. La ausencia de investigación sobre el habla emocional ha producido teorías del lenguaje inexactas.

“Las maldiciones son palabras que no debemos decir, por lo tanto, las palabras de maldición en sí mismas son poderosas”, escribe el psicólogo Timothy Jay de Massachussets College en su estudio ‘Por qué maldecimos: una teoría neuro-psico-social del habla’.

En dicha investigación, Jay y la psicóloga Kristi Janshchewitz descubrieron que las personas que hablan con muchas groserías durante el día tienden a ser mejores amigos.

La razón es que quienes maldicen son mucho más honestos, incluso, se descubrió que los presuntos criminales que maldecían en los interrogatorios tenían más probabilidades de ser inocentes. Contrario a los que sí eran culpables, que intentaban permanecer tranquilos para no ser descubiertos.

La capacidad de hacer una distinción matizada indica la presencia de más conocimiento, en lugar de menos conocimiento linguistico.

En pocas palabras dicen, que quienes usan groserías son más honestas, expresivas y tienen mejor manejo del lenguaje.

El dolor también se va maldiciendo
De acuerdo con dicho estudio, los ‘malhablados’ pudieron mantener su mano sumergida en agua helada durante un 50% más que quienes decían palabras neutrales, con lo que determinaron que maldecir realmente podría reducir nuestra sensibilidad al dolor.





Consejos para oír mejor

Cualquier sonido cuya intensidad rebase los 85 decibelios (dB) —un embotellamiento o música ensordecedora— constituye una amenaza para sus oídos, sobre todo si la exposición es prolongada o reiterada. Puede lesionar o matar las células ciliadas del oído interno, que participan en la transmisión de señales auditivas al cerebro.

Entre más intenso sea el ruido, menor será el tiempo necesario para lastimar los oídos de quien esté cerca de la fuente. En caso de que, como la mayoría de la gente, no lleve contigo un decibelímetro, sigue esta regla general: si necesita alzar la voz para hacerse escuchar por alguien parado a menos de un brazo de distancia, el daño es latente. Lo ideal es bajar el volumen, retirarse a un lugar menos bullicioso o protegerse con tapones u orejeras diseñadas con tal fin. Escuchar música con audífonos es una causa común de pérdida auditiva. El sonido de muchos celulares y reproductores personales puede alcanzar, o superar, los 100 decibelios. Ciertos dispositivos muestran mensajes cuando el volumen rebasa el rango recomendado. Si sus aparatos no tienen esa función, bastará con que evite aumentar la intensidad al máximo.

Lo anterior no es el único motivo de pérdida auditiva. A veces, se debe a afecciones subyacentes, como la rotura del tímpano. Asimismo, el oído interno se deteriora por el simple hecho de envejecer, y, por desgracia, no hay cómo evitarlo.

Si siente que no oye bien, consulte al médico o al fonoaudiólogo. Los auxiliares auditivos suelen ser muy útiles, en especial si se trata de escuchar lo que alguien está diciendo.

La tecnología en sí “no resulta cómoda de inmediato: el cerebro necesita reajustarse”, apunta Gemma Twitchen, jefa de audiología en Action on Hearing Loss, institución de beneficencia, en Londres. “Según distintos estudios, esto es mucho más fácil si uno pone manos a la obra y se somete a una valoración auditiva al notar los primeros síntomas”. Los auxiliares están mejorando en cuanto a comodidad, calidad de sonido y aspecto. De hecho, ya hay modelos diminutos que apenas se notan.

Otra de las posibles consecuencias de la exposición al ruido o el envejecimiento es la aparición de acúfenos. Este repique, silbido o zumbido de fondo suele producirse porque el cerebro intenta compensar su incapacidad para percibir el sonido entrante o porque las células ciliadas se lesionan y envían señales confusas. El zumbido podría desaparecer; no obstante, en algunos casos permanece de por vida, ya sea de modo ininterrumpido o esporádico. Aunque el padecimiento afecta de modo diferente a cada paciente, el insomnio, el estrés, la irritabilidad y las dificultades para concentrarse se encuentran entre los posibles efectos.

Si al zumbido se le suma la pérdida auditiva (lo que suele pasar), el auxiliar amplificará los sonidos externos con objeto de desviar la atención del cerebro y atenuar, así, las molestias. Otros dispositivos potencialmente útiles para suprimir el acúfeno son los generadores de sonido blanco.

Si bien no hay cura para la pérdida auditiva o el zumbido atribuible al envejecimiento, está comprobado que atender estas afecciones evita problemas como aislamiento social, depresión o demencia y, por consiguiente, mejora el estado de ánimo, la independencia y la capacidad de interactuar con los demás.





Hoy se celebra el día mundial de la salud (Apps para estar saludables)

El Día Mundial de la Salud, 7 de abril, se celebra con el fin de conmemorar el aniversario de la Fundación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero nos hemos puesto a pensar cómo es que la tecnología hoy en día nos pueda ayudar a tener una mejor calidad de vida.

Es muy sencillo, en nuestros dispositivos móviles contamos con miles de aplicaciones para distraernos pero también hay aplicaciones que ayudan a mejorar nuestro bienestar. Bajo esta finalidad Seguros Mapfre creó un listado de las apps más útiles para nuestro bienestar y así vivir más saludablemente.

Water Your body


Debes registrarte e indicar tu peso. Luego notifica cada vez que tomes agua.
La App emite un recordatorio para que bebas cuando no hayas notificado esa información.


En iOS lo encuentras como Water your body y en Android como Recuerda beber agua.

FatSecret

Encuentra información nutricional de los alimentos que consumes y realiza ejercicios.
Tiene contador de calorías y herramientas amigables que te ayudarán en tu alimentación.
Cuenta con un Diario de Comidas para planear y hacer platos deliciosos y nutritivos.

Fat Secret para iOS - Fat Secret para Android

Headspace 

Cambia de estilo de vida con la meditación y la atención plena a través de esta App.
Accede a paquetes de meditación, desde el estrés, la ansiedad, el sueño y el enfoque.
En la app existen sesiones para encontrar calma durante momentos de estrés.

Headspace para iOSHeadspace para Android

Strava 

Conéctate con amigos y otros atletas, aliéntate con otros deportistas y comparte tus fotos.
Encuentra entrenamiento social, club para deportistas, competición, etc.
Cuentas con información importante como la distancia, la velocidad y calorías quemadas.


Strava para iOSStrava para Android

Freeletics 

Un programa de entrenamiento donde podrás tener los resultados que siempre deseaste.
La App tiene planes de entrenamiento siempre disponibles, en cualquier momento y lugar.
Entrena con tu peso corporal. Cuentas con una comunidad de más de 20 millones de Atletas.


Freeletics para iOSFreeletics para Android

Sleep Time

Gratis con opción premium. Solo debes poner tu smartphone al lado de la almohada.
El sistema de esta App controla tus parámetros e identifica la fase ligera y profunda de tu sueño.
Esta función es posible gracias a análisis de movimiento y de sonido durante el sueño.


Sleep Time para iOSSleep Time para Android

Aula de Cáncer de Mama

Fue creada a través del proyecto La Escuela de Pacientes que recoge toda la información generada en el Aula de Cáncer de Mama.
Videos, consejos y presentaciones para mejorar la salud y la calidad de vida de las pacientes.
En esta App podrás compartir experiencias entre usuarios o profesionales.


Aula de Cáncer de Mama para iOSAula de Cáncer de Mama para Android


Diabetes a la carta

Ha sido elegida entre las mejores Apps de salud del 2016 por la Fundación Isys.
Gestiona mejor tu alimentación de manera sencilla, atractiva y equilibrada.
Esta App te permite crear menús variados adaptados al paciente. Cuenta con una tabla de equivalencias según la cantidad de azúcar.

Diabetes a la carta para iOSDiabetes a la carta para Android