12 tipos de quesos raros, curiosos, y algunos,...asquerosos

Casu marzu (o queso de larvas)

Casu marzu significa “queso podrido” en el dialecto de la región italiana de Cerdeña, de donde es típico. Este nombre lo debe a que está producido con las larvas vivas de las moscas del queso, lo que le da una consistencia más blanda, como el de una pasta. Su venta está prohibida en toda Italia por violar las normas sanitarias e higiénicas, pero no su fabricación casera.
Oscypek

A simple vista, parece un pan, pero el oscypek es un queso duro hecho a base de leche de oveja y ahumado que se elabora en la zona montañosa de Polonia. Más allá de su nombre con muchas consonantes, su peculiaridad reside en que solo se puede producir entre finales de abril y principios de octubre, época en que las ovejas se alimentan de la pastura fresca de montaña.

Vieux-Boulogne (o el queso más oloroso del mundo)

Hay quesos fuertes, pero nada supera al Vieux-Boulogne, nombrado el “más oloroso del mundo” en un estudio realizado por la Universidad Cranfield. De forma cuadrada y de hasta medio kilo de peso, su aroma lo produce la reacción entre la cerveza que se usa durante su elaboración y las propias enzimas del queso. Lo vende únicamente la quesería Philippe Olivier, ubicada en Boulogne-sur-Mer, norte de Francia.
Morbier (queso de ceniza)

Hace unos 200 años, a los granjeros cercanos a la localidad francesa de Morbier se les dificultaba llevar al pueblo la leche con la que se producía el queso comté. Ante esa situación, hacían un ordeño matutino, cubrían esa leche con ceniza de madera para evitar que se cuajase e ingresasen mosquitos, y luego vertían en el contenedor lo obtenido del ordeño de la tarde. Así nació el queso Morbier, que tiene una fina capa de cenizas que la atraviesa horizontalmente en el medio.
Stilton de oro

La empresa láctea británica Long Clawson lanzó para la Navidad de 2011 una edición limitada de un queso tipo stilton con oro comestible. Su costo en ese momento fue de 60 libras esterlinas los 100 gramos, unos USD 70 al cambio de hoy. Una estrella del pop y un jeque árabe estuvieron entre los compradores de este producto de lujo, aunque por confidencialidad no se dieron nombres.
Milbenkäse (queso madurado por ácaros)

El milbenkäse es un tipo de queso alemán que es elaborado con la fermentación sobre la leche que producen los ácaros, en lugar de bacterias u hongos, como es más común. Estos arácnidos segregan una enzima que luego de un período de tres meses a un año le dan color, consistencia y un sabor picante y amargo al producto.
Halloumi (un queso casi imposible de derretir)

Blanco, con una textura parecida al mozzarella y salado, el halloumi es un queso semi duro muy popular en Chipre. Realizado con una mezcla de leche de cabra y de oveja, su característica principal es su alto punto de fusión: se lo puede freír o tirarlo directamente en una parrilla y no se derrite. Esto lo convierte en un acompañamiento muy requerido para platos fríos y calientes.
Chhurpi (el queso más duro)

En las altas montañas del Himalaya se elabora el chhurpi, un queso ahumado y seco que se hace con la leche del yak, un mamífero de la región. Para prepararlo se lo prensa, lo que elimina el agua, y se lo cuelga para secarlo. Se trata de uno de los quesos más duros del mundo y se lo consume dejándolo un largo rato en la boca para que se humedezca y ablande. Por esta consistencia, la cantidad de proteínas y su bajo costo, se volvió un producto popular para perros en algunos países.

Queso de carbón

La Chesrie Cheese Company, una empresa láctea británica, lanzó recientemente al mercado un queso cheddar mezclado con carbón activado, un material que se utiliza por ejemplo para la purificación de agua potable. Totalmente de color negro, lo venden como un alimento con un sabor rico y cremoso y con propiedades médicas como la eliminación de toxinas dañinas del cuerpo.
Queso Segador de Carolina (no existe uno más picante)

El Carolina Reaper o Segador de Carolina ostenta el récord Guinness de ser el pimiento más picante del mundo. A varios fabricantes se les ocurrió que era buena idea mezclarlo con el cheddar y así nació un queso 300 veces más picante que el chile jalapeño y la salsa tabasco. El que desee probarlo deberá hacerlo con precaución y con extintor de fuego muy cerca.
Queso de burra (el más caro del planeta)

El pule o magareći sir es elaborado en Serbia y posee el título de ser “el queso más caro del mundo” con un precio que alcanza los 1 000 euros por kilogramo. Su valor reside en que se hace con leche de burra, un animal que produce menos que la vaca y la cabra, y solamente cuando está amamantando. El otro inconveniente es que la composición natural de esta leche dificulta el proceso para convertirla en queso, lo que se logra con una receta secreta que conoce la única empresa que lo fabrica.
Queso de guacamole

El guacamole y el queso van bien juntos, por lo que una firma neerlandesa decidió combinarlos. Se trata de un gouda al que se le agregó una mezcla de aguacate, jugo de lima, chile, tomate, cebolla y ajo. El producto fue lanzado en mayo del año pasado por Daily Dairy, que también ofrece quesos con sabores como pesto, whisky y café.




Comentarios