El curioso origen de algunos de los sonidos más reconocibles del mundo

Casi sin quererlo, se han convertido en parte de tu entorno, de tu día a día, de tu vida. Tanto es así que sabes silbarlos a la perfección. Son los sonidos que emiten los gadgets y servicios de los que ya no te puedes separar: tu teléfono, tu ordenador y, por supuesto, tus redes sociales.



Al igual que los símbolos de algunos de los botones que pulsamos a diario, la música que suena al encender el ordenador o el ruidito que te avisa de un nuevo mensaje en Facebook tienen un origen. Son como son por algún motivo y, en ocasiones, demuestran que las grandes empresas tecnológicas no dejan nada a la improvisación.


SMS Nokia
No hace falta que te lo recordemos porque lo llevas grabado a fuego en tus neuronas, pero por si necesitas refrescar tu memoria, aquí lo tienes.



Es uno de los tonos más famosos de Nokia, aquel que te anunciaba, cuando aún no dominaban los ‘smartphones’, que tenías un nuevo SMS.



Aquellos pitidos, que resultaban infernales cuando el móvil que sonaba no era el tuyo, no fueron creados pensando (solo) en informarte de que tenías un mensaje. Nokia se limitó a popularizar el sonido de las siglas “SMS” en código morse. Así de simple. En otro de sus tonos de llamada, Nokia fue más ambiciosa. Así es, la melodía ‘Ascending’, incluida desde tiempos inmemoriales en todos los teléfonos de la compañía, esconde un mensaje secreto en código morse. ¿Qué dice? ‘Connecting People’, el eslogan con el que la marca saltó a la fama.



Otro fabricante de teléfonos que también saltó a la palestra gracias a un eslogan convertido en tono fue Motorola y su ‘Hello Moto’. En este caso no hizo falta traducirlo al morse, pues directamente sonaba cantado en inglés (justamente después de un par de timbres) cada vez que te entraba una llamada. Un herramienta de marketing que permitió a la marca hacer publicidad con el uso de cada terminal (siempre y cuando mantuvieras el tono original que venía de fábrica). Porque después de escuchar aquello de ‘Hello Moto’ estaba claro quién tenía un Motorola en el bolsillo.


También BlackBerry tiene un lugar reservado en el Olimpo de las melodías reconocibles. BlackBerry ganó protagonismo gracias a BIS (BlackBerry Internet Service), una suerte de proto-WhatsApp que triunfó y que hizo que las Bold y las Curve corriesen como la pólvora en los primeros años de la pasada década. Y si hay un tono que asociar a la marca Blackberry ese es ‘Antelope’, posiblemente el más característico de todos los que portaba el sistema operativo. ¿Cómo sonaba? ¡Así!


Y también asociamos a BlackBerry su tono para SMS, un servicio que ya estaba de capa caída en muchos rincones del planeta y que BIS ayudó a enterrar, un camino que después siguieron WhatsApp, Facebook Messenger, Telegram y compañía.

Pero si hay algo por lo que se recordará siempre a Nokia fue por su melodía Nokia (en inglés Nokia tune), el tono de llamada básico y preestablecido de los teléfonos móviles marca Nokia. Su primera aparición fue en el Nokia 6110, de 1994 y corresponde a los compases 13-16 del solo de guitarra ‘Gran Vals’ del guitarrista y compositor español Francisco Tárrega, escrito en 1902.


Su responsable fue Thomas Dolby, co inventor del sintetizador de tono de llamada integrado en los teléfonos Nokia y, por ello, inventor indirecto de todos los politonos que se vendieron en años posteriores. A Dolby le explicaron que no podía poner canciones pop famosas así como así, por el tema de derechos de propiedad intelectual. Nada estaba permitido… salvo si el compositor original llevaba muerto al menos 75 años.



La marimba del iPhone
Con los años, el sonido con el que los SMS anunciaban su llegada a un Nokia fue sustituido por un “¡Booh-Dah-Ling!” que empezó a repicar por todas partes. Es el tritono de notificación por defecto de los mensajes que aterrizan en un iPhone. Y, como no podía ser de otra forma, tratándose de un producto de Apple, la pegadiza musiquita que alguna vez has silbado tiene una historia. Con mucho de marketing, por supuesto.

El sonido fue creado ocho años antes del lanzamiento del primer iPhone, con un propósito bien distinto. Era la música que sonaba cuando el programa SoundJam finalizaba la grabación de un CD. El programa fue comprado con los años por Apple, quien lo utilizó como base para la primera versión del popular iTunes.




El “¡Booh-Dah-Ling!” fue creado por Kelly Jacklin, una amiga de los tres creadores de Sound Jam que utilizó una marimba programada por ordenador para crear este sonido “simple que pudiera captar la atención de los usuarios”. Una vez en manos de Apple, las tres notas de la marimba de Kelly fueron conservadas como aviso en iTunes. Más tarde pasó a ser la alerta que se escuchaba en OS X al completarse la instalación de un programa y, finalmente, en el año 2007, su inclusión en el primer iPhone llevó el sonido a cada transporte público de (casi) cada rincón del mundo para que ahora tú puedas silbarlo alegremente.



Otro sonido omnipresente en Apple es el sonido que hace un iPhone al sacar una foto. En realidad, los fotógrafos más veteranos dirán que se trata del sonido que hace una cámara analógica. En concreto, se trata del sonido que produce una Canon AE-1, un modelo de lentes intercambiables que se fabricó desde 1976 hasta 1984.

Un empleado de Apple llamado Jim Reekes había comprado esta cámara en su último año en el instituto. La estuvo utilizando desde entonces como cámara personal. En 1988 entró a trabajar en Apple como ingeniero de software, donde en 1990 pasó a ser el responsable de sonido. Fue entonces cuando digitalizó el sonido de su cámara para utilizarlo como efecto al realizar una captura de pantalla en System 7.6, el sistema operativo de los ordenadores de Apple en esa época. Este sonido ha perdurado en el tiempo, superando el paso a Mac OS X, OS X y ahora macOS.

El Mac que compuso la música de Windows
Has producido discos de grupos como U2, Travis, Coldplay…Has compuesto música para cantantes como David Bowie y has ganado dos premios BRIT. ¿Te falta algo que poner en el curriculum? ¡Ah! Casi se te olvida. Eres el hombre que compuso la música de inicio de Windows 95.



La historia de ese sonido que te hacía sentir como en casa al arrancar tu PC tiene alguna que otra anécdota detrás. Compuesta por Brian Eno en su Mac – “nunca he usado un PC en mi vida, no me gustan”, aseguró el compositor en una entrevista -, la música respondía a las exigentes peticiones de Microsoft para las notas de arranque de su sistema operativo.

La compañía de Bill Gates quería un imposible. “Una pieza de música inspiradora, universal, optimista, futurista, sentimental, emocional, provocativa, nostálgica…”. Según Eno, cerca de 150 adjetivos llenaban la lista de características que Microsoft buscaba para el sonido de inicio de Windows 95. Para colmo de males, todo debía estar enlatado en poco más de tres segundos. No sabemos si Microsoft vio en la composición de Eno la respuesta perfecta a su larga petición, pero ahora este sonido nos permite a muchos viajar hacia el pasado.

Un sonido muy ‘face’
Fa-La-Do-Mi. Probablemente, esto no te diga mucho. Vale, teniendo en cuenta de qué va el artículo, sabes que son notas musicales, pero poco más. Son las notas que componen el acorde de Fa séptima mayor, el utilizado por Facebook para el sonido que te avisa de que estás recibiendo una videollamada.

Nada fuera de lo normal, si no fuera porque las cuatro notas que componen este acorde tienen una nomenclatura en inglés que las hace muy especiales para la red social de Zuckerberg: F-A-C-E.

Según su creador, Everett Katigbak, el acorde tiene más puntos a su favor. “Es un acorde utilizado en el jazz, menos formal y crea un ambiente positivo”, asegura Katigbak, que ahora trabaja para Pinterest.


El regalo ‘vintage’ de la lista
Descuelgas el teléfono fijo y ahí está. ¿La operadora? No. Su sustituto. Un pitido solo interrumpido por tu servicio de buzón de voz, siempre dispuesto a decirte que nadie se ha acordado de ti durante tu ausencia.

Cuando la telefonía prescindió de las operadoras encargadas de establecer las llamadas, era necesario buscar un sistema que, por una parte, indicara al usuario cuándo podía empezar a girar la rueda de su teléfono para marcar el número y que, por otra parte, le permitiera saber que tenía línea. El método utilizado fue el tono de marcación.

El sonido fue inventado por el ingeniero alemán August Kruckow y fue utilizado por primera vez en 1908. En origen, el tono de marcación era la repetición de la letra “a” en código morse (sí, morse otra vez). Estados Unidos adoptó el sistema en los años 40 del pasado siglo y, con el paso del tiempo, su uso se generalizó. En la actualidad, el sonido difiere según el país en el que descuelgues el teléfono. Por ejemplo, en Estados Unidos es un pitido cuya frecuencia varía entre los 350 y los 440 Hz, mientras que en la mayor parte de Europa se trata de un tono constante de 425 Hz.




Comentarios