El Louvre ofrece recorridos virtuales por el museo, completamente gratis

Como uno de los museos de arte más grandes del mundo, el Museo del Louvre ofrece mucho entretenimiento para mantenerte ocupado durante días.


Además, la Gioconda, de Da Vinci y La victoria guiando al pueblo, de Delacroix, son algunas de las obras de arte que resguarda este inmueble, que ostenta el reconocimiento de ser el espacio cultural más importante a nivel mundial.

Conéctate y aprende desde antigüedades egipcias hasta los restos del foso del Louvre, construido por el rey francés Philippe Auguste.

Entre las salas más visitadas del museo se encuentran:
  • La Petite Galerie ofrece, para su quinta temporada, una exposición titulada «figura del artista»: el artista afirma su independencia y busca dejar el estatus de artesano. Descubre las obras de Delacroix, Rembrandt y Tintoretto.
  • Antigüedades egipcias Las colecciones del Egipto faraónico están instaladas al este del ala Sully, en la planta baja y el primer piso.
  • Louvre medieval Ubicado en la esquina suroeste del ala Sully, el Louvre medieval le permite descubrir los restos de las zanjas y la fortaleza de la antigua fortaleza del Louvre.
  • Galería de Apolo La última opción es la visita virtual a la Galerie d´Apollon, que fue destruida por un incendio en 1661 y reconstruida en un homenaje arquitectónico al Rey Sol, Luis XIV. En su panel central se encuentra la pintura Apolo vence a la serpiente pitón, de Eugéne Delacroix (1798-1863).
ara más información sobre las visitas virtuales del Museo del Louvre, puedes dar click aquí.

La apertura como museo llegó tras la Revolución Francesa (1789), un 8 de noviembre de 1793.

Cuenta con una colección de aproximadamente 300,000 obras de arte datadas antes de 1948, de todas estas tan solo se exponen al público al rededor de 35 mil.

Durante el reinado de Napoleon Bonaparte, La Mona Lisa estuvo colgada en el propio dormitorio de este personaje, durante la 2da Guerra Mundial la obra se trasladó a un lugar secreto para después quedarse en su hogar permanente: Louvre.

Comentarios