¿Por qué la pandemia hizo que los pronósticos de tiempo se volvieran menos precisos?

La pandemia de Covid-19 está teniendo todo tipo de consecuencias que conocemos de primera mano, pero un efecto que habíamos pasado por alto es que los pronósticos del tiempo se han vuelto menos precisos.


Un estudio realizado por un investigador de la Universidad de Lancaster revela que existe un error muestral de entre 0,5 y 1,5 ºC en las actuales lecturas de temperatura, así como errores de la misma índole en las lecturas de humedad relativa, velocidad del viento y presión, particularmente en áreas remotas.

Estas inexactitudes pueden parecer insignificantes si lo que nos preocupa es qué tiempo va a hacer en la playa, pero son importantes en la temporada de huracanes, ya que unos grados de temperatura o un cambio repentino de presión pueden marcar la diferencia entre una tormenta tropical y una tarde lluviosa.

Pero ¿qué relación hay entre la pandemia y el margen de error que manejan los meteorólogos para realizar sus pronósticos del tiempo? Según CNN: Los pronósticos que los meteorólogos crean para los huracanes se basan en parte en modelos numéricos. Estos modelos son tan buenos como los datos que se les introducen.

Estos datos provienen de una variedad de herramientas, incluidos los aviones, los cruceros, los satélites, las boyas, los globos meteorológicos, las estaciones terrestres y los radares. El brote de Covid-19 ha reducido significativamente la cantidad de datos que obtenemos de dos de esas herramientas: los aviones y los cruceros.

Lo peor es que la situación desfavorece a los meteorólogos sobre el agua, donde estas herramientas de observación ya eran limitadas. Por tierra, pueden lanzar globos meteorológicos nuevos o instalar nuevas estaciones terrestres para ayudar a compensar la pérdida de datos de los vuelos.

Pero no pueden hacer eso sobre el agua. Las boyas están distribuidas de manera desigual y son famosas por los errores de sus datos. Estos dispositivos flotantes no pueden proporcionar por sí solos una imagen completa y precisa de una región en particular del océano. Los meteorólogos necesitan la combinación de todas las herramientas disponibles para comprender con precisión el estado de la atmósfera en todo el mundo en un momento dado.

La expansión del coronavirus entre los meses de marzo y mayo eliminó hasta el 75% de las observaciones meteorológicas desde aviones. La situación empieza a recuperarse en el cielo, pero los cruceros siguen amarrados. Para compensar la pérdida de datos, el estudio propone instalar más estaciones de observación y lanzar más globos meteorológicos, así como realizar más misiones de reconocimiento de ciclones tropicales en los aviones conocidos como cazadores de huracanes.





Comentarios