Las teorías de conspiración más famosas de la historia

El éxito de las teorías de la conspiración reside en que son simples: responden a pocas variables, con un enemigo claro e identificable y tienen una explicación muy sencilla y, a menudo, lógica. Esta locuacidad hace que muchas de las teorías que vamos a presentar a continuación hayan tenido miles de adeptos en todo el mundo, y aún hoy continúan pareciendo creíbles para muchas personas.

Pero la navaja de Ockham (que decía que la explicación más sencilla es la más probable) no es una norma. Los acontecimientos históricos derivan de circunstancias múltiples y, a su vez, muy complejas, que no son fácilmente interpretables, ni siquiera para los más estudiosos de la materia. Pero hay algunos perezosos que pretenden atar unos cuantos cabos para desarrollar imaginativas tretas a las que determinados grupos de personas habrían sometido al resto de la humanidad. Un perverso fin de engañar al resto de la población que, en ocasiones, ni se explica ni parece tener sentido alguno.

Al ser humano le resulta más atractiva una idea si tiene una explicación sencilla. Con el permiso de la ciencia para usar esta expresión, la mente busca ‘atajos’ para tener que realizar el menor esfuerzo posible, con el objetivo de conservar energía. Conscientes de ello, inteligentes campañas de propaganda han movido ideologías que han atrapado a grupos de personas a lo largo y ancho del mundo. De hecho, los movimientos totalitarios, como el fascismo, poseen características comunes con las teorías de la conspiración: un pueblo unido que es víctima de un enemigo común ajeno, culpable de todos los males que padecen. Ejemplos de este tipo de conspiraciones serían los iluminati, el terraplanismo o los antivacunas.

En otras ocasiones, se producen teorías conspirativas a pequeña escala asociadas a personajes o acontecimientos determinados que tuvieron gran relevancia, y cuya fama crea la suficiente fascinación como para poner en marcha la maquinaria de la inventiva. Ejemplos de ello son Hitler o la llegada del primer hombre a la Luna. Sobra decir que todas ellas son falsas: a continuación repasamos algunas de las teorías de la conspiración más famosas de la historia.

Anastasia Romanov sigue viva

Desde finales del siglo XIX se vino gestando una profunda crisis social en el Imperio Ruso. Las clases bajas y la burguesía se revelaron contra los zares en un proceso que culminó en la Revolución rusa de 1917, y que aprovecharon los bolcheviques para imponer un régimen comunista totalitario. La familia Romanov, encabezada por el zar Nicolás II, fue asesinada el 17 de julio de 1918 al completo: Nicolás, la reina Alejandra, y sus hijos Olga, Tatiana, María, Anastasia y Alekséi.

No obstante, hubo rumores de que un miembro de la familia habría sobrevivido: Anastasia. Esta creencia estuvo alimentada por la supuesta existencia de varios informes de la policía bolchevique que hablaban de “registros en trenes y casas en busca de Anastasia Románova”. Pero no se conservan dichos informes, con lo que se considera que esto no es más que una leyenda. Aprovechándose de este rumor, muchas mujeres se hicieron pasar por la supuesta hija perdida del zar a lo largo del siglo XX, la más famosa de ellas, llamada Anna Anderson.

Los restos de la familia Romanov se hallaron en dos tandas: la primera, en los años 90, cuando se encontraron restos de ADN que se cotejaron con material genético del Duque de Edimburgo (con el que estaban emparentados). Los resultados revelaron la identidad del zar Nicolás, su esposa Alejandra y tres de sus hijas. Finalmente, en 2007, se hallaron los restos de Anastasia y el pequeño Alekséi, por lo que se consideró que el misterio quedó resuelto.

Hitler sobrevivió

El 30 abril de 1945, aislado en su búnker en Berlín con su recién estrenada esposa Eva Braun y rodeado de sus seguidores, Adolf Hitler se suicidaba de un tiro en la cabeza. Simultáneamente, Braun se tragaría un veneno con efecto mortal. Llevaban días encerrados, con las fuerzas aliadas a las puertas de la ciudad, y todo estaba perdido. Los cuerpos de los miembros de la pareja fueron incinerados y, sus restos, enterrados.

Adolf Hitler, ideólogo del nazismo y perpretador de espeluznantes crímenes contra la humanidad, se ha ganado el puesto de uno de los personajes más famosos y que genera mayor fascinación, aunque sea morbosa. Esto ha provocado que numerosas teorías de la conspiración afirmen que logró sobrevivir. La más famosa cuenta que logró escapar en avión y aterrizó en un campo de patatas en la provincia española de Galicia. Otras historias aseguran que se exilió a Latinoamérica, donde sí se habrían marchado a vivir otras figuras del nazismo por entonces.

El doble de Paul McCartney

Es una conspiración tan famosa y con tantos adeptos que tiene incluso sus propias siglas: La teoría del ‘Paul is dead’ (PID) asegura que el bajista del célebre grupo The Beatles habría desaparecido en extrañas circunstancias en 1966 y que, para no interrumpir la buena marcha del grupo, se habría introducido un doble que se habría hecho pasar por él hasta nuestros días. Hoy Paul McCartney tiene 77 años de edad.

La llegada a la Luna fue un montaje

La llamamos conspiración, pero es una de las fake news más importantes del mundo de la ciencia y la historia, y una creencia que incluso algunos personajes públicos de relevancia han continuado manteniendo hasta nuestros días.

En julio de 1969, como punto álgido de la carrera espacial, el módulo lunar de la nave Apolo 11 se posaba con éxito en la Luna. A bordo, los astronautas Neil Armstrong y Buzz Aldrin. Esperándoles, en órbita, Michael Collins. Las imágenes de la primera pisada del humano en la Luna fueron grabadas y emitidas por televisión. Fue tal el prodigio científico-técnico de esta hazaña que generó el escepticismo de muchos, quienes intentaron ver un montaje digno de Hollywood.

El contenido de esta conspiración varía: desde que todo se produjo en un estudio de cine, y fue dirigido por el mismísimo Kubrik; hasta que los astronautas sí fueron a la Luna, pero elaboraron una grabación falsa para ocultar un supuesto encuentro con criaturas extraterrestres.

El calentamiento global

Desde la etapa de la industrialización humana, se observa un espectacular aumento de las temperaturas en nuestro planeta, y decenas de años de investigación científica recogen pruebas de que este calentamiento se debe a la acción humana, que contamina quemando combustibles fósiles, entre otras prácticas.

A las personas que niegan esta evidencia científica se les conoce como negacionistas del cambio climático, y creen que el llamado calentamiento global es una invención llevada a cabo por determinados lobbys de presión, pero nunca argumentan los intereses de estos lobbys ni rebaten con hechos los incontestables datos científicos.

El hundimiento del Titanic

El Titanic fue un innovador buque de pasajeros, el más grande y lujoso del mundo por entonces, que se hundió en el Atlántico durante su viaje inaugural, en abril de 1912. A las 23:40 horas del cuarto día de viaje, el 14 de abril, el buque chocó contra un iceberg. Dos horas y cuarenta y cinco minutos después, yacía en el fondo del Atlántico.

Aunque se han recuperado muchos datos sobre el incidente, especialmente tras el hallazgo de los restos del Titanic en los años ochenta, muchas personas especulan con que este fortuito choque habría sido en realidad un accidente provocado: una explosión, concretamente, fruto de un boicot, cuyas razones serían desconocidas.

Los iluminati

Esta es una de las teorías de la conspiración más extensas y famosas. Los iluminati sería un grupo de intelectuales, una élite social que gobernaría el mundo a espaldas del resto de los humanos. Políticos, artistas, científicos, empresarios... importantes personalidades con mucha influencia formarían parte de este exquisito grupo, que manejaría datos desconocidos para el resto y movería los hilos de la sociedad desde la sombra a través, posiblemente, de reuniones secretas.

La secta de los iluminati aparentemente nació en el año 1776 en Baviera, fundada por el ilustrado Adam Weishaupt, que quería formar un grupo de gente culta que estuviese dispuesta a desafiar a la influencia religiosa y al poder del estado. En 1785 la sociedad se disolvió, y nada apunta a que los miembros hayan seguido activos, y mucho menos hasta la actualidad.

Su signo más distintivo es la pirámide con un ojo, que incluye la fecha en la que se fundó y el lema en latín Novus ordo seclorum, que significa ‘nuevo orden mundial’.

Los annunaki

Los annunaki es un grupo de dioses de los sumerios, una de las primeras civilizaciones humanas, situada entre los ríos Tigris y Éufrates.

Según una leyenda, parece que los habitantes con aspecto humanoide de un planeta llamado Nibiru enviaron a los annunaki a la Tierra para recoger oro, mineral que serviría para calentar su planeta y hacerlo más habitable. Los annunaki medirían unos tres metros de altura, y tendrían barba larga y el cabello blanco. Para realizar el duro trabajo minero, los annunaki habrían mezclado sus propios genes junto con los de los homínidos de la Tierra para dar lugar a diversas especies de Homo, y esclavizarlas para sus fines. Finalmente, los annunakis crearon al Homo sapiens, especie a la que decidieron proteger.

Esta leyenda es relativamente nueva: procede de una interpretación de las tablas sumerias que realizó el pseudocientífico Zecharia Sitchin, fallecido en 2010.

La teoría de la Tierra hueca

Es una de las elucubraciones más llamativas de este listado. La ‘teoría’ de la Tierra hueca establece que nuestro planeta no tiene manto ni núcleo, sino que en su interior hay otra civilización mucho más avanzada, incluso con una gravedad y clima diferentes, donde habitan otros seres llamados ‘intraterrestres’.

Parece ser que esta idea es una interpretación de algunos pasajes del Antiguo Testamento, y estuvo influida por obras de ficción de Julio Verne, Edgar Allan Poe o H. P. Lovecraft.

La teoría de la Tierra plana

Esta suposición, sorprendentemente, cuenta con numerosos adeptos. Todo lo comenzó el escritor Samuel Robotham que, a finales del siglo XVIII, publicó The Earth, not a globe. En él exponía la hipótesis de que la Tierra es en realidad un disco plano rodeado de un anillo de hielo (la Antártida) y gobernado por dos ‘luminarias’ (la Luna y el Sol). Sobra mencionar que esta hipótesis es fácilmente rebatible con ayuda de la ciencia.

La muerte de Bin Laden

Muchas personas creen que la ejecución del terrorista internacional más buscado de principios del siglo XXI fue un montaje y que el líder de AlQaeda continúa vivo. Su cadáver habría sido arrojado al mar Arábigo tras su muerte en 2011 y no se difundieron imágenes de su cuerpo sin vida, a excepción de una fotografía que parece ser manipulada. No obstante, no hay pruebas sólidas para respaldar esta teoría de la conspiración.

Por otro lado, en 2015, el periodista ganador de un Pulitzer Seymour Hersh, en un artículo publicado en la revista London Review of Books, explicó que sí estaba muerto, pero que su ejecución fue distinta a la versión oficial. Al parecer, un cargo del Servicio de Inteligencia Pakistaní (ISI) informó a la CIA de que tenía prisionero a Bin Laden desde el año 2006; por otro lado, Arabia Saudí habría financiado gran parte de la operación para mantener al terrorista arrestado, y también para llevar a cabo su ejecución, para evitar que nunca pudiera hablar de los vínculos entre Riad y su organización.

De cualquier forma, tampoco esta tesis puede ser comprobada mediante ninguna prueba constatable.

El Área 51 esconde extraterrestres

El Área 51 es una instalación del Gobierno estadounidense destinada a probar varios proyectos de aviones secretos situada en el desierto de Nevada. El secretismo que rodea esta zona ha alimentado durante décadas la imaginación de autores de novelas y directores de películas; pero también de la población: algunas personas creen sinceramente que en este lugar se realizan todo tipo de pruebas secretas por su carácter abobinable, desde pruebas con extraterrestres, hasta experimentos con humanos.

Incluso en septiembre de 2019 se llegó a organizar una quedada vía Facebook para adentrarse en el área y averiguar ‘de una vez por todas qué estaba sucediendo allí’. Todo quedó en una quedada de escépticos fans de Naruto.

El Holocausto

El negacionismo del Holocausto, el asesinato sistemático de judíos y otros ciudadanos europeos perpretado por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, es uno de los movimientos que genera más dolor, especialmente para los descendientes de los fallecidos y los supervivientes de la tragedia.

El origen del negacionismo del Holocausto fue el llamado informe Leuchter publicado en los años 80 por Fred Leuchter, autodenominado ‘experto en cámaras de gas’. Tal informe aportaba supuestas pruebas de que las cámaras no habían sido construidas con el fin de gasear humanos, que las chimeneas de las cámaras crematorias no existían porque su sombra no aparecía en las fotografías, y otras conclusiones similares sin fundamento.

Los defensores del negacionismo del Holocausto creen que fue una invención de los judíos para victimizarse y crear protagonismo, y hacerse así merecedores de la tierra de Israel, por la que hoy mantienen feroces luchas con los palestinos.

La catástrofe de Chernóbil

Esta cadena de errores acaecida en una central nuclear de la URSS, en lo que hoy es Ucrania, es el accidente nuclear (y de los pocos que jamás han ocurrido) más famoso de la historia. Sucedió en 1986 al estallar uno de los reactores, y la mala gestión del Gobierno soviético provocó que las consecuencias medioambientales y para la salud pública fueran de una dimensión muy superior a la que podría haberse limitado.

Pese a reconocer los errores humanos de este incidente, para los teóricos de la conspiración esto no es suficiente; muchos creen que fue un accidente provocado para precipitar la caída de la Unión Soviética, que tuvo lugar, precisamente, cuatro años después.

El atentado de las Torres Gemelas

Sucedido el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, el 11-S es probablemente el atentado terrorista más famoso de nuestra historia reciente. Miembros de AlQaeda secuestraron dos aviones de pasajeros y los hicieron estrellar contra sendas torres, símbolos de la capital estadounidense. Al tratarse de un atentado que sucedió ya en la era de la información, se conservan todos los archivos gráficos del momento del derrumbe, y muchos escépticos creen que las torres fueron derruidas con cargas explosivas desde su base por el propio Gobierno de los Estados Unidos, que necesitaba una excusa para iniciar una guerra en Oriente Próximo.

Nos vacunan para controlarnos

Los antivacunas conforman otro movimiento pseudocientífico con numerosos adeptos, asombrosamente. Pese a que las vacunas salvan entre 2 000 y 3 000 vidas cada año, muchas personas tienen miedo o están directamente en contra de la vacunación porque creen que, mediante su uso, se inocularían sustancias perjudiciales a sus hijos; o siendo más retorcidos aún, que se inyectaría algún tipo de sustancia que permitiría, de alguna forma no especificada, ejercer control sobre la población.






Comentarios