12 casos en los que tomar aspirina es peligroso

Sabes que la aspirina puede aliviar el dolor; la mayoría ha oído que puede prevenir enfermedades cardíacas. Sin embargo, resulta que solo un pequeño grupo de personas obtiene los beneficios para el corazón.

“Hace años era una práctica común decirles a la mayoría de los pacientes que tomaran una aspirina; ya sabes, una aspirina al día mantiene alejado al médico”, dice el cardiólogo del sur de Florida Adam Splaver. “Bueno, este viejo adagio no solo puede estar equivocado en algunos casos, sino que puede enviarte a la sala de emergencias”.

Debido a que puedes comprar aspirina como medicamento de venta libre, probablemente asumas que es seguro.

“Todos hemos tenido problemas con algún tipo de dolor de espalda, de cabeza o de rodilla en nuestras vidas, y la mayoría de nosotros simplemente sacamos algunos analgésicos de venta libre para aliviar la incomodidad que estamos sintiendo”, dice el Dr. Vernon Williams, neurólogo deportivo y director del Centro de Neurología Deportiva y Medicina del Dolor del Cedars-Sinai Kerlan-Jobe Institute en Los Ángeles, California.

“Eso parece lo suficientemente inofensivo, ¿verdad? Después de todo, creemos que, si se vende en la tienda de comestibles local, debe ser seguro”.
  1. Si tienes un trastorno hemorrágico Si alguna vez te han diagnosticado un trastorno hemorrágico, manténte alejado de la aspirina. “Las personas con trastornos hemorrágicos deben evitar tomarla, ya que es un anticoagulante”, dice la doctora de Hoag Medical Group, Elizabeth Yanni. “Tomar aspirina puede conducir a una pérdida extrema de sangre y puede ser fatal”. La aspirina evita que la sangre se coagule, y para algunas personas eso puede convertir un pequeño corte en un problema grave. “La aspirina disminuye la ‘pegajosidad’ plaquetaria al inhibir las enzimas que inician la secuencia necesaria para la activación plaquetaria”, dice el gastroenterólogo Niket Sonpal, y director asociado del programa de la residencia de medicina interna en el Brookdale Hospital Medical Center en Brooklyn, Nueva York. “Sin plaquetas, sangramos durante más tiempo”.
  2. Si tienes antecedentes de problemas estomacales Si tienes dolor de estómago o úlceras frecuentes, debes evitar la aspirina. “Las personas con antecedentes de úlceras de estómago o problemas gastrointestinales también deben evitar tomar aspirina, ya que puede provocar sangrado de úlceras”, explica la Dra. Yanni. Esto se debe a que la aspirina interfiere con la capacidad de nuestro estómago para protegerse. “La mucosa gastrointestinal utiliza enzimas para generar el revestimiento y la capa mucosa que nos protege”, dijo el Dr. Dice Sonpal. “Las dosis de aspirina tan bajas como diez miligramos al día inhiben las mismas enzimas que generan este revestimiento y, en última instancia, producen úlceras de estómago”.
  3. Si tomas ciertos medicamentos recetados Incluso los medicamentos comunes como la aspirina pueden conducir a interacciones graves con medicamentos recetados. “Consulta con tu médico antes de combinar la aspirina con cualquier otro medicamento recetado”, recomienda la Dra. Yanni. “Por ejemplo, la combinación de aspirina y antidepresivos puede aumentar el riesgo de sangrado del IG superior y puede ser mortal”. 
  4. Si planeas tomar unas copas Si vas a ir a un bar o fiesta, no tomes aspirina. Tanto el alcohol como la aspirina pueden exacerbar el sangrado, por lo que combinarlos nunca es una buena idea. La combinación también puede provocar un aumento mucho más rápido de tu nivel de alcohol en sangre. Según un estudio publicado en el Journal of the American Medical Association, tomar 100 miligramos de aspirina una hora antes de beber puede causar una concentración de alcohol en sangre mucho más alta que las personas que beben la misma cantidad sin aspirina.
  5. Si tienes asma Los medicamentos antiinflamatorios como la aspirina pueden causar algunos problemas graves si tienes asma. Según un estudio publicado en el Journal of Allergy and Clinical Immunology, estos medicamentos causan broncoespasmo o un endurecimiento de los músculos respiratorios, lo que lleva a una afección llamada enfermedad respiratoria exacerbada con aspirina.
  6. Tienes presión arterial alta Tener presión arterial alta puede ponerte en mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Un accidente cerebrovascular hemorrágico es causado por sangrado en el cerebro, y es por eso que añadir aspirina a la mezcla es peligroso. Sin embargo, se puede recomendar un régimen de aspirina para las personas que han tenido un accidente cerebrovascular isquémico causado por un coágulo.
  7. Si no eres un lector de etiquetas Aunque la aspirina está disponible sin receta médica, tómate las instrucciones en serio. Según una encuesta realizada por la Asociación Americana de Gastroenterología (AGA), no somos tan cuidadosos como deberíamos con los medicamentos de venta libre. “Más de una cuarta parte de los enfermos con dolor crónico dijeron que están dispuestos a tomar más analgésicos de venta libre de lo indicado porque creen que proporcionará un alivio más rápido y fuerte”, dice el Dr. Williams. “Este error puede ser mortal porque pone al usuario en riesgo de sufrir efectos secundarios graves por una posible sobredosis, incluyendo daño hepático, úlceras e incluso la muerte”.
  8. Si desarrollas una alergia Presta atención a cómo te sientes después de tomar una aspirina, ya que muchos de nosotros tendemos a ignorar las reacciones alérgicas menores. Estas reacciones tampoco se limitan a la aspirina. “He visto a varios pacientes que han desarrollado una alergia a los medicamentos antiinflamatorios”, dice la Dra. Yanni. “Las personas que tienen alergia pueden experimentar una variedad de síntomas, incluyendo urticaria, sensación de cierre de la garganta, picazón y más”.
  9. Si eres menor de 18 años El uso de aspirina en los niños nunca es seguro, así que habla con tu pediatra sobre una mejor opción. “El uso de aspirina en niños está esencialmente contraindicado debido a la asociación de la aspirina con el síndrome de Reye, particularmente si se administra a niños con gripe o varicela”, dice el Dr. Sonpal. El síndrome de Reye causa hinchazón en el cerebro y daño hepático. “Es una encefalopatía rápidamente progresiva. Los síntomas pueden incluir vómitos, cambios de personalidad, confusión, convulsiones y pérdida del conocimiento”, dijo el Dr. Sonpal.
  10. Si olvidaste informar a tu médico Debido a que la aspirina puede interferir con algunas de tus recetas o suplementos, informa siempre a tu médico si la estás tomando. “Algunos pacientes que experimentan dolor crónico tratan de controlarlo por su cuenta sin consultar a un médico”, dice el Dr. Williams. “Este error es uno que encuentro a menudo al ver a los pacientes. Simplemente piensan que pueden “manejarlo” y ahorrar tiempo de su ajetreado día al no hablar con su médico sobre lo que están tomando”. El Dr. Williams recomienda hablar con tu médico sobre todos los medicamentos de venta libre, incluida la aspirina.
  11. Si tomas más de lo que debes Menos es más cuando se trata de aspirina. “La automedicación no debe tomarse a la ligera”, advierte el Dr. Williams. Casi todos los analgésicos de venta libre vienen con una advertencia de que, sea cual sea la dolencia para la que estés tomando el medicamento, si es por un período de tiempo prolongado, siempre debes consultar a tu médico, añade. Es posible que muchos de nosotros no reconozcamos los síntomas de una sobredosis de aspirina, así que apégate a la dosis recomendada.
  12. Si estás tomando medicamentos para el resfriado Según la encuesta AGA, el 79% de las personas que tomaron regularmente analgésicos como la aspirina también usaron remedios de venta libre para el resfriado y la gripe. “Esto aumenta significativamente el riesgo de efectos adversos, especialmente en personas con enfermedades cardíacas, presión arterial alta, diabetes, asma y problemas renales o hepáticos”, explica el Dr. Williams.


Comentarios