"Los opuestos se atraen" y mitos sobre el matrimonio, desmentidos por la ciencia

La analítica y los datos no suenan como una fórmula para el romance o un buen matrimonio, pero John Gottman, PhD, ha dedicado 40 años a descubrir las matemáticas que hacen que las relaciones funcionen. En su “Laboratorio de amor” en la Universidad de Washington, ha analizado cómo las parejas se comunican verbal y no verbalmente y las ha seguido durante años para averiguar si las relaciones sobreviven.

Más de 200 artículos publicados más tarde, afirma poder predecir el resultado de una relación con hasta un 94 por ciento de precisión. Apodado “el Einstein del amor” por Psychology Today, Gottman, junto con su esposa y compañera de investigación, Julie Gottman, ahora les enseña a otros terapeutas matrimoniales los malentendidos más comunes sobre el amor basados ​​en observaciones del Love Lab.

Mito: el matrimonio debe ser justo

Las parejas que se involucran en el pensamiento quid pro quo (si yo te rasco la espalda, tú deberías rascar la mía) generalmente tienen serios problemas, dice John Gottman: “Nos convertimos en contadores emocionales solo cuando hay algo mal en la relación”. Cita un estudio de 1977 de Bernard Murstein como el primero en encontrar que el pensamiento quid pro quo era una característica de las relaciones enfermas en lugar de las felices.

“Hemos descubierto en nuestra investigación que los mejores matrimonios son aquellos en los que realmente estás involucrado en los intereses de tu pareja, en contraposición a los tuyos propios”, dice Julie Gottman.

Los buenos matrimonios y las relaciones más felices tienen un alto nivel de confianza, lo que les permite dar sin esperar nada a cambio porque saben que su pareja los respalda.

Mito: debes decirle a tu pareja exactamente lo que quieres
No te equivoques: la comunicación abierta es una herramienta esencial para una relación feliz. Pero los Gottman han descubierto que las parejas exitosas también comprenden los sentimientos y las necesidades del otro sin tener que decírselo todo el tiempo.


Uno de los estudios de John Gottman encontró un vínculo entre los buenos matrimonios y la capacidad del esposo para interpretar las señales no verbales de su esposa. 

Mito: las parejas que se pelean a gritos se dirigen al divorcio

Los Gottman han señalado a los “volátiles” como uno de los tres tipos de relaciones “felices y estables”. (Los otros dos, si tienes curiosidad, son “validadores” y “evitadores”). De hecho, la pareja feliz volátil promedio tiene al menos una proporción de cinco a uno positivo a negativo durante el conflicto, lo que significa que tienen cinco veces más interacciones positivas que negativas, lo que John Gottman ha descubierto que es el marcador de una relación saludable.

Por el contrario, las parejas que terminan por divorciarse tienen una proporción de 0.8 a uno. La clave es que a pesar de que las parejas felices y volátiles pueden tener peleas intensas, aún equilibran las discusiones con amabilidad y atención.

John Gottman señala que cada estilo tiene sus pros y sus contras. “Los que evitan los conflictos tienen una vida muy pacífica, pero por otro lado, pueden terminar llevando vidas paralelas en las que están muy distantes”, dice. “Las parejas muy apasionadas que discuten mucho, corren el riesgo de convertirse en peleas constantes”.

Mito: hablen de las cosas hasta que estén de acuerdo el uno con el otro
El sesenta y nueve por ciento de los problemas matrimoniales se manejan en lugar de resolverse, según la investigación de John Gottman. “La tradición popular es que evitar conflictos es algo malo, pero realmente funciona para muchas personas simplemente ‘estar de acuerdo en no estar de acuerdo’”, dice.

La clave es evitar un “conflicto estancado”, en el que no se puedes avanzar en una pelea recurrente. En el fondo de estos problemas, han descubierto los Gottman, hay diferencias de valores fundamentales que toman a las parejas por sorpresa. Por ejemplo, una pelea por las finanzas no se trata solo del dinero en efectivo, sino del significado del dinero, el poder, la libertad y la seguridad.

Es posible que no puedas encontrar el compromiso perfecto, pero al crear un diálogo abierto, puedes discutir el tema sin herir los sentimientos. Probablemente por eso es una de las seis características clave de una relación sana.

Mito: las diferencias de género están detrás de tus mega peleas
Los hombres no son de Marte y las mujeres no son de Venus; todos somos de la Tierra. Resulta que “los hombres están tan en contacto con sus emociones como las mujeres”, dice Julie Gottman. “Por otro lado, algunas mujeres son muy reacias a expresar sus emociones negativas. Entonces se equilibra. Hay más similitudes de las que la cultura cree en general”.

Un estudio en Cognition and Emotion encontró que cuando las mujeres pensaban a largo plazo sobre sus vidas, se reportaban a sí mismas como más emocionales que los hombres. Pero cuando los participantes calificaron sus emociones de un momento a otro, las diferencias de género desaparecieron.

Tu educación cultural y tu entorno familiar tienen una influencia mucho mayor en tu disposición para expresar tus emociones que tu cromosoma X o Y, dicen los Gottman.

Mito: repites los problemas de relación de tus padres
La forma en que llevas tu equipaje de la infancia es más importante que el hecho de que lo tengas. “Nadie escapa de la infancia sin algunos disparadores y botones locos, pero eso no significa que no puedas tener una gran relación”, dice John Gottman.

Tom Bradbury, PhD, psicólogo de la Universidad de California en Los Ángeles, acuñó la frase “vulnerabilidades duraderas” para estos desencadenantes históricos. Ciertas palabras y acciones pueden desenterrar viejos sentimientos y provocar una reacción. Asegúrate de que tu y tu pareja comprendan qué es lo que hace que el otro se enfríe y evita esas debilidades.

Las circunstancias de tu pasado también podrían impulsar lo que los psicólogos llaman identificación proyectiva; un ejemplo es tomar algo que te molesta de tu infancia y aplicarlo a tu pareja. Si tuvieras un padre distante y frío, por ejemplo, podrías asumir que tu pareja también está siendo distante y fría.

En lugar de culpar al carácter de tu pareja, explícale cómo te hacen sentir las acciones y qué puede hacer él o ella para ayudarte a sentirte mejor. Puedes tener una relación feliz y estable y un buen matrimonio a pesar de cualquier carga emocional.

Mito: los opuestos se atraen
La idea de que las fortalezas de un socio compensan las debilidades del otro y viceversa suena bien al principio, pero los Gottman dicen que su investigación no respalda esto. Puedes ser opuesto en algunos temas más pequeños (estás en la arena leyendo un libro; él está golpeando las olas), pero cuando se trata de los problemas centrales, es mejor ser similar.

“La principal incompatibilidad que hemos encontrado que realmente predice el divorcio es cómo se sienten las personas al expresar sus emociones”, dice John Gottman. Por ejemplo, si una persona quiere hablar sobre la ira y la tristeza mientras que la otra piensa que debes guardarte los sentimientos negativos para ti mismo, cada miembro comenzará a resentirse con el otro.




Comentarios